Tras un 2021 centrado en las desinversiones, AT&T busca re dirigir su modelo de negocio hacia áreas de mayor crecimiento como el servicio inalámbrico o banda ancha. Mientras trata de convencer a sus actuales accionistas y busca nuevos inversores, según Drew Fitzgerald y Karen Langley en The Wall Street Journal.

AT&T pasó gran parte de 2021 en una remodelación. Inició una serie de grandes desinversiones que abarcan la televisión de pago, la producción de medios y la publicidad, medidas destinadas a reenfocar en oportunidades de crecimiento más predecibles de centros de ganancias como el servicio inalámbrico y de banda ancha.

Los analistas de Wall Street aceptaron los cambios, pero no ha sido reflejado en su valor en los mercados.

Las acciones cayeron un 14% en 2021 y tocaron brevemente mínimos de 12 años en diciembre antes de recuperarse. La venta masiva ha elevado su rendimiento por dividendo, una proporción que refleja el efectivo que una empresa paga a sus accionistas dividido por el precio de sus acciones, por encima del 8%. El S&P 500 ganó un 27% en 2021.

El director ejecutivo, John Stankey, calificó el período en junio como "un año duro que ha estado lleno de ansiedad". Para diciembre, dijo que esperaba que dentro de otro año "nuestra atención esté completamente en el futuro y no en lo que tenemos que hacer para reposicionar o reestructurar el negocio".

El miércoles, la firma dijo que su unidad inalámbrica central agregó alrededor de 880,000 teléfonos pospago en el cuarto trimestre, superando la ganancia de 800,000 teléfonos en el mismo período de 2020. La unidad WarnerMedia de la compañía terminó 2021 con 73.8 millones de suscriptores globales de HBO, por delante de sus 70 millones a 73 millones objetivo.

Historial de desinversiones

En mayo anunció planes para escindir WarnerMedia, el imperio del entretenimiento que adquirió en 2018, en una nueva empresa conjunta con Discovery Inc. La transacción obtuvo la aprobación de las autoridades europeas de competencia en diciembre, pero aún está bajo revisión en los EE. UU. y otros países.

Los accionistas mantendrán una participación del 71% en la creación de nuevos medios, por lo que el precio de las acciones de la compañía refleja en parte cómo el mercado valora ese futuro negocio de medios, que se llamará Warner Bros Discovery.

Se espera que la empresa de telecomunicaciones que queda pague a los accionistas un dividendo anual menor. Los ejecutivos han dicho que el pago anual caerá de alrededor de 15 mil millones de dólares a entre 8 mil millones y 9 mil millones de dólares después del cierre de la escisión de medios. Un portavoz de AT&T señaló a los ejecutivos que han dicho que esa cantidad aún la convertirá en una de las empresas de mayor rendimiento entre los pagadores de dividendos.

David Jeffress, gerente de cartera de Laffer Tengler Investments, dijo que su empresa había poseído acciones de AT&T pero las vendió a principios de 2021. Citó la reducción de dividendos entre sus preocupaciones.

"Una vez que ha recortado sus dividendos, y se incorpora ese nivel de incertidumbre, es realmente difícil recuperar la confianza de un inversionista de dividendos. Podemos volver a entrar en él en algún momento en el futuro, pero realmente nos gustaría ver que el polvo se asiente", comentó Jeffress.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

¿Cómo le ha ido a la competencia?

Un segundo factor que deprime las acciones también ha castigado a sus rivales cercanos. Las acciones de T-Mobile US Inc. y Verizon Communications Inc. se hundieron casi tanto como las de AT&T en 2021, ya que los tres operadores ofrecieron grandes descuentos para mantener y atraer clientes.

Esos descuentos, junto con un aumento de los subsidios del gobierno federal vinculados a la pandemia de coronavirus, ayudaron a los operadores de telefonía celular a registrar un crecimiento inusualmente fuerte. Los tres principales operadores obtuvieron casi 5 millones de conexiones telefónicas de pospago, una métrica que se siguió de cerca, durante los nueve meses que terminaron en septiembre.

El aumento de suscriptores llevó a algunos observadores del mercado a preguntarse cuánto pueden durar los buenos tiempos. Jeff Moore, analista de la industria inalámbrica de Wave7 Research, comparó un crecimiento tan explosivo con los 32 equipos de la NFL que ganaron el mismo Super Bowl.

"Simplemente no tiene sentido. Uno pensaría que alguien está perdiendo y alguien más está ganando", señaló Moore.

Los rivales de AT&T han señalado con el dedo su bombardeo de marketing de hace un año, que ofrecía grandes descuentos en teléfonos inteligentes para clientes nuevos y existentes, como el comienzo de una carrera hacia el fondo que eventualmente podría dañar la rentabilidad de la industria.

Los líderes de AT&T han dicho que el crecimiento de sus clientes inalámbricos es duradero. Han citado un marketing más inteligente y la mejora de la tracción en el mercado de la seguridad pública, así como los descuentos, entre los factores que contribuyen a sus resultados.

Moore estuvo de acuerdo y dijo que Verizon es la más vulnerable a la caída del crecimiento de clientes este año porque su operación de marketing minorista ha perdido terreno frente a rivales más agresivos. Un portavoz de Verizon se negó a comentar.

"Hay demasiado escepticismo sobre AT&T. Realmente han cambiado sus resultados", comento Moore.

“Algunos accionistas no estaban dispuestos a esperar”, dijo Jerry Braakman, director de inversiones de First American Trust. Su empresa mantuvo acciones de AT&T en carteras de clientes durante varios años antes de venderlas en diciembre de 2020. Dijo que el reordenamiento de los ganadores y perdedores de la pandemia en la industria cinematográfica impidió que la unidad WarnerMedia de AT&T entregara resultados en su promesa.

“Parecía que AT&T estaba teniendo problemas con su estrategia, por lo que decidimos no seguir estropeando algo. A veces tienes que reducir tus pérdidas y seguir adelante", señaló Braakman.

Otros inversores buscan sacar provecho del pesimismo. Ryan Kelley, director de inversiones y administrador de cartera de Hennessy Funds, dijo que su empresa aún posee acciones de AT&T en un fondo de valor que se enfoca en acciones con altos rendimientos de dividendos.

“Dado que el dividendo es lo que es y que los analistas se sienten más cómodos con la situación en la que se encuentran ahora, esperamos mejores rendimientos en el futuro. "Con suerte, la mayor parte de la desventaja ya se ha incluido en el precio de las acciones", finalizó Kelley.

AT&T cotiza en los 26,50 dólares y los indicadores de Ei se muestran prácticamente alcistas.