¿Y si las buenas noticias no fueran tan positivas? El columnista de MarketWatch acaba de publicar un artículo en el que avisa de que uno de los mejores datos de la economía americana podría usarse como señal de alarma para los mercados.

En concreto, Howard Gold se refiere al porcentaje de desempleo, que el mes pasado cayó hasta 4,5%, el más bajo en los últimos diez años. “Son buenas noticias, por supuesto, porque significa que la economía se aproxima a lo que los economistas denominan como “pleno empleo”.

Pero, en su opinión, esto es uno de lo que él llama “buen-mal escenario”. Explica que “desde 1948, cada vez que la oficina de estadística ha publicado un dato muy bajo ha servicio de indicador para recesiones y las correcciones en los mercados, así como las fases bajistas de la bolsa. Se entiende por corrección una caída de las bolsas superiores al 10%. Los mercados bajistas, por otro lado, ocurren cuando los mercados experimentan descensos de más de un 20%.

En su columna usa una tabla elaborada por Yardeni Research con datos oficiales en la que se muestra los momentos en los que el desempleo ha tocado mínimos y las fechas en las que ha comenzado una corrección o un mercado bajista tras el dato.

Desde 1948 ha habido 10 veces en los que el empleo ha tocado mínimos de su ciclo (en niveles del 2,56% hasta el 5,6%). Cada vez que esto ha ocurrido, se ha producido una recesión (entre 1 y 16 meses después). De media el deterioro de la economía se ha producido 9,2 meses después.

En cuanto a las bolsas, los datos muestran detalles como que el mercado bajista de 1973 comenzó el mismo mes en el que el paro tocó su mínimo cíclico.  Lo mismo ocurrió en marzo del año 2000%.  Pero de media los mercados bajistas han ocurrido 15 meses después de producirse una recesión. “Esto significa que cuando el desempleo toca mínimos en cualquier ciclo económico es hora de empezar a buscar la salida”, afirma Gold en su artículo.

Empleo y correcciones

Lo difícil, para estos analistas es saber cuándo se ha tocado este punto mínimo. Señalan que en 1966 la tasa de paro cayó por debajo del 4%, aunque alcanzó mínimos en 3,4% dos años y medio después.

En opinión de este experto “una baja tasa de paro ahora no es lo que solía ser. La automatización y la globalización han desplazado a millones de trabajadores. Esto y el envejecimiento han  situado la tasa de participación en 63,7% desde sus máximos de 67,3% en marzo de 2000.

Gold explica que no sabemos cuándo el paro tocará fondo pero “por ahora la economía solo crece alrededor de un 2% y el sentimiento alcista post electoral ya no aparece en los datos. Mientras tanto, la FED podría subir los tipos al menos dos veces este año y ya se está preparando para reducir su balance”, advierte el experto.

Por eso los inversores confían en los resultados “y especialmente en las medidas pro-crecimiento de la administración Trump y el congreso para mantener el actual mercado alcista que dura ya más de ocho años”.  Pero esto podría ser difícil ya que “la agenda de Trump se ha estrellado contra las rocas de Washington”. Por eso advierte que “si nos estamos acercando a los niveles mínimos de desempleo de este ciclo, esto implicaría que estamos mucho más cerca del final de este largo ciclo de recuperación económica y del mercado alcista que del principio”, señala.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:

“Seis factores que pueden generar una corrección en Wall Street”