Las ventas de nuevas viviendas subieron un 7,9% a un ritmo anualizado de 421.000 después de una tasa de 390.000 en el mes anterior, según informó el Departamento de Comercio en Washington. El dato ha sido inferior a lo que habían estimado los analistas, que consideraban que la tasa se encontraría en torno a 420.000 unidades. (Ver comunicado)

Estos resultados hacen que se incremente el riesgo de que aumenten los costes de las hipotecas y que pueda ralentizar la recuperación de la recuperación de la vivienda, según indica el consenso de analistas. Cabe indicar que la pasada semana la Reserva Federal tomó la determinación de seguir inyectando 85.000 millones de dólares mensuales en concepto de compra de bonos y MBS. 

Peticiones de bienes duraderos

Por otro lado, los pedidos de bienes manufacturados de larga duración en Estados Unidos apenas crecieron en agosto en una posible señal de que las empresas están frenando las inversiones debido a la incertidumbre sobre el gasto público.

Los pedidos de bienes duraderos subieron un 0,1% durante el mes de agosto, impulsado por el mayor aumento en los pedidos de vehículos desde febrero, según datos del Departamento de Comercio.

Los datos también mostraron que los envíos de bienes de capital no militares, que no incluyen aeronaves, crecieron un 1,3% en agosto, rompiendo dos meses consecutivos de descensos.

MBA

También se han conocido las solicitudes de hipotecas, que la semana pasada subieron un 5,5% con respecto a la anterior, según los datos de la Mortgages Bankers Asociation. (Ver comunicado).

El índice de refinanciaciones creció también, aunque el porcentaje de refinanciaciones sobre el total se mantuvo en los mismos niveles que la semana anterior, el 61%.

Quizá el hecho de que la FED retrasase el tapering ha influido en un abaratamiento de los precios de las hipotecas, que se ha  reducido hasta el 4,62% desde el 4,75% de la semana anterior.