El súper sector de recursos básicos es el peor del día con un descenso superior al 1% y el factor que les está haciendo daño viene desde China.
Recordemos que desde hace ya bastante tiempo les estamos advirtiendo de que uno de los problemas en la sombra que están teniendo los operadores importantes del mercado es una posible ola bastante grande de quiebras en China y es que muchos préstamos se han financiado con colaterales en materias primas, con el cobre como protagonista. Sin embargo el mineral de hierro también ha tenido esta práctica.

Las autoridades chinas están obsesionadas con controlar los riesgos y evitar esas quiebras y parece ser que se ha pedido a los bancos y a las autoridades locales que creen una investigación acerca de la financiación de los acuerdos que tienen como protagonista el mineral de hierro, algo que no ha gustado nada al mercado y ha provocado que los futuros sobre el precio se hayan descalabrado casi el 5%.

Evidentemente, si sumamos los dos puntos anteriores, queda claro que puede que esté a punto de explotar una burbuja que ha tenido lugar en la financiación con respaldo de las materias primas, algo que se hace dentro del “shadow banking”, y que de confirmarse podría desatar ventas en estos minerales, desplomando los precios.

Según parece, los primeros informes acerca de esta investigación deberían empezar a enviarse a las autoridades a finales de este mes, por lo que el mercado está poniendo la venda antes de la herida.

Lo que estamos viendo las últimas horas en estos futuros, no es otra cosa que la reacción al aumento de márgenes que se han pedido para poder acceder a esa financiación, lo que al igual que cuando se suben los márgenes en las casas de Clearing, provocan ventas para poder cubrir esos márgenes sin necesidad de poner dinero extra.

Este tipo de acuerdos, que sirven para financiar a las acereras por ejemplo, se ha ido reduciendo en los últimos tiempos y ha provocado que muchas hayan tenido que cerrar, pero otras han encontrado una vía de financiación en la importación de este metal desde fuera y que ofrecía condiciones económicas mejores, abriendo también la oportunidad de vender el producto en el mercado interior y así ganar dinero. Según datos de Reuters, esta práctica ha hecho que las importaciones hayan aumentado en lo que va de año cerca de un 20% con respecto al año anterior y lo que delataba todo el movimiento es que la demanda era prácticamente nada.