La verdad es lo que suele ser costumbre, lo que pasa es que esta vez hemos tenido en la parte europea una clara subida desde el comienzo, cuando lo normal es quedarse plano a la espera del susodicho dato.

El futuro del índice alemán tiene la clave, pues ha conseguido superar el máximo de hace dos sesiones y de esta manera poder confirmar la rotura de la directriz bajista desde los máximos del mes, cosa que han seguido el resto, aunque el Ibex 35 ya había conseguido el cambio hace tiempo, pero faltaba el índice europeo por seguirnos la corriente.

Culpa de todo esto la tienen unos determinados sectores, como por ejemplo el de automoción y recambios está subiendo más del 1% y es el que ha tirado durante casi todo el día del resto, aunque se le ha sumado el de químicas que ahora sube 1,33% y el de bancos en la primera parte de la sesión, apoyando al Ibex 35.

En cuanto el futuro del índice alemán alcanzó los máximos del mes, hemos tenido problemas porque justo llegó la hora de esperar al dato de creación de empleo. El dato en cuestión ha quedado muy por debajo de lo esperado, con revisiones de meses anteriores a la baja y además no ha gustado nada, como es de esperar. En ese momento Europa aprovechó para salir de la sobrecompra y Wall Street está teniendo dudas porque el crudo sigue teniendo problemas y el sector de energía es un claro lastre, teniendo descensos las petroleras de -1,28% en este momento.

No debemos perder de vista que en unos pocos días vamos a tener reunión del Banco Central Europeo, la Reserva Federal, y además el tercer viernes de mes tenemos vencimiento trimestral de derivados, por lo que su momento realmente complicado y con muchas consecuencias derivadas.

El sector bancario está dañando al Ibex porque ha reducido muchísimo sus ganancias al ver que el Banco Popular se ha puesto a caer más del 20% y nos ha sacado a todos los del sector de máximos poniendo en negativo a bancos medianos españoles y también a grandes británicos.