Tenemos una sesión más en los mercados, y al mismo tiempo tenemos una sesión menos de cara a las vacaciones, y eso se va notando poco a poco en un descenso paulatino del volumen.
 
No hay demasiados factores encima de la mesa, y casi es una repetición de lo que hemos venido teniendo hasta el momento, con el desgraciado añadido de los atentados de Bruselas y las consecuencias que se están plasmando tanto en el mercado de divisas como en el sector bancario.
 
Por seguir el hilo, hay que decir que la libra sigue teniendo problemas porque aumenta no sólo su coste de cobertura, sino que es un reflejo de la utilización partidista de los atentados de Bruselas, ya que cada vez hay más comentarios acerca de que una manera de salvaguardar la integridad de Reino Unido es separarse de la Unión Europea y poner de esa manera un control más férreo a las fronteras y a la inmigración.
 
Cuando uno se toma más en serio lo anterior es cuando de repente desde el Banco de Inglaterra se decía que no tenían constancia de que ninguna entidad estuviese creando planes de contingencia de cara a ese evento, y hoy el presidente del Lloyd’s ha admitido que los están creando y que podría pasar por crear oficinas dentro de la Unión Europea.
 
Si a este mal presentimiento, le unimos la perpetua mala influencia del Deutsche Bank en todo el sector cuando dijo que este año puede quedar en blanco en cuanto a rendimiento económico, pues hay una mezcla bastante dañina que hace que el súper sector bancario sea el peor del día con un descenso de -0,97%, lo que está perjudicando seriamente al Ibex 35 que se está desmarcando mucho del comportamiento del resto de índices.
 
En estos momentos el futuro del índice alemán es de los mejores subiendo cerca del 1,2% y volviendo a quedarse alrededor de la fuerte resistencia que tenemos en los mínimos de diciembre que también coincide con el 38,2% del retroceso de la bajada desde los máximos del año pasado. La culpa de este buen comportamiento la tiene el súper sector de químicas que está subiendo el 1,26% y recordemos aquella información acerca de que Monsanto andaría detrás del negocio agrícola de Bayer y que tiene un cheque de 30.000 millones de dólares para posibles adquisiciones, así que ojo que el sector está descontando la pedrea… Afectando en segunda ronda también al súper sector de bebidas y alimentación que sube también el 1,3%.
 
El súper sector de viajes y ocio está cayendo -0,15% algo muy poco para el miedo que se aprecia en el mercado acerca de las consecuencias del aumento de seguridad que puede aparecer en los aeropuertos, dificultando el libre tránsito de personas y más de cara al verano. Que esté cayendo tampoco puede explicarse por el apoyo que está recibiendo del precio del crudo al descender cerca del -1% al conocerse ayer las cifras de reservas semanales de crudo calculadas por el Instituto API, que saltan más de 8 millones, lo que ha abierto cortos a la espera de la confirmación de los datos de esta tarde publicados por el departamento de información energética.
 
Alemania también tiene el fuerte apoyo del súper sector de automoción y recambios que está subiendo casi el 1% al ver que el euro lleva cuatro jornadas debilitándose por la inundación de intervenciones verbales desde los miembros del BCE para intentar quitar hierro y matizar a los comentario de Draghi en donde dijo que no se veía bajando otra vez los tipos de interés. Además, tiene a favor los comentarios de Harker, de la FED, en donde dice que se deberían subir los tipos de interés el mes que viene como muy pronto. Hoy tendremos más comentarios desde la Reserva Federal, así que volatilidad vamos a tener en ese aspecto, seguro.