Las bolsas europeas tienen una mala mañana


Las bolsas europeas llevan toda la sesión a la baja con claridad. Hay que recordar que los operadores europeos tienen 4 días de fiesta por delante, y no parece que quieran arriesgarse a quedarse comprados tantos días. 

Demasiadas tensiones, nadie quiere quedarse pillado con algún incidente sorpresa. Y es que Corea del Norte ha aumentado la tensión, al convocar a la prensa para un importante acontencimiento. Se ha llegado a temer algún tipo de anuncio nuclear. ¿Y saben lo que era en realidad? El anuncio de una nueva vía dentro de la capital. Está claro que son juegos psicológicos del peculiar gobierno que tiene este país. Nadie se fía de nada. Y menos teniendo en cuenta que en dos días se celebra el nacimiento del creador del país Kim Il Sung hace 105 años, para desgracia de todos sus ciudadanos, que vivirían muy felices, o desde luego mucho más si Corea del Norte no hubiera caído en sus manos. 

El oro sigue mostrando la gran aversión al riesgo tocando máximos de 5 meses. 

Las declaraciones de Donald Trump de ayer diciendo que quiere un dólar bajo, y que los tipos no suban más, no solo no han servido para levantar el ánimo de los inversores, sino que les han dejado más inquietos, porque siguen viendo a un Trump, muy confuso, y que con poca credibilidad para sacar adelante proyectos de política económica seria.  Aparte que las declaraciones le han supuesto un duro golpe al sector bancario que está con problemas a ambos lados del Atlántico. 

Han dado resultados, JP Morgan y Citi, mejor de lo esperado, pero debido a este tema de Trump, las subidas están siendo moderadas, como reacción inicial a los mismos. Wells Fargo que los ha dado también, está a la baja de más del 1%. 

El gráfico del sectorial bancario europeo diario, sigue mostrando un enorme atasco, y con peligro de irse a la parte baja del lateral, tras haber pedido la directriz alcista mayor.