Pues realmente no.

Una decisión de este tipo, en la que un presidente de muchos años se jubila y da paso a otro más joven, suele ser bien recibida, pero por motivos psicológicos más que otra cosa. En cierta forma es cuando todo el mundo cree que el 1 de enero de cada año todo cambiará…

Luego la realidad es que son empresas muy grandes donde no es habitual que estos cambios tengan cambios de calado en las políticas generales.

En todo caso si pudiera haber algún cambio, no es precisamente favorable para el accionista. Y es que como recordaron ayer varios medios de comunicación, Telefonica, es la segunda tras Repsol (que ya veremos lo que le dure, pues parece insostenible) que más dividendo paga. Y esto era un tema muy personal de Alierta que siempre luchó mucho para que se mantuviera muy alto. Este nuevo presidente parece algo menos proclive a mantener este dividendo tan alto.

Desde luego que a quien le ha venido fenomenal esta subida por la salida de Alierta, es...al propio presidente saliente...que decía ayer la prensa que tiene 50 millones de euros en acciones de la compañía. Con lo cual se ha ido a jubilarse con un pan bajo el brazo, como cuando vienen los niños…

En otro orden de cosas, resulta muy interesante, ver como lo está haciendo en los últimos años Telefonica comparado con el sectorial del stoxx 600 de telecos. La verdad es que muy mal, lleva muchos años, haciéndolo persistentemente peor. ¿Con estos nuevos aires en la presidencia cambiarán las cosas?

Pues algo sí que podría ser, pero tampoco se pueden esperar milagros en este sector, que pasa por una fase de madurez importante, y que ha tenido muchos motivos para subir con las fusiones y concentraciones que cada vez parecen más difíciles. Aquí tienen un gráfico comparativo entre Telefonica y su sectorial europeo:

 




Como vemos hasta la directriz bajista del spread, aún tendría margen de mejora respecto a su sector, pero un cambio de tendencia radical, no parece fácil.

En el gráfico de semanas con Ichimoku, sigue por debajo de la nube e incluso por debajo del Kijun, por lo que aún no hay señales de giro, siempre hablando del largo plazo.



En el gráfico diario tiene mejor aspecto. Tenemos que está consolidando la ruptura de la directriz bajista, y está fuera de la nube, aunque el chinkou aún no ha confirmado del todo saliendo igualmente de la nube. Tiene buena pinta por encima de 10,35.