Ya saben lo que significa eso, un momento en donde todo el mundo pierde cierta esperanza, vende a cualquier precio, tenemos un fuerte desplome, en donde después empieza una recuperación tranquila.

Sin embargo, más allá del movimiento del precio del crudo, tenemos que mirar los fundamentales, esa relación tormentosa que tiene Estados Unidos con la OPEP.

Todos sabemos que hemos visto cómo cada semana el recuento de instalaciones activas realizado por Baker Hughes no para de subir, lo que significa que la producción en Estados Unidos es fuerte y supone una presión bajista para el precio del crudo porque no permite que las reservas semanales de crudo desciendan como debe ser, incluso apoyadas por el factor verano que hace que las refinerías compren más crudo para poder satisfacer la demanda de gasolina y productos derivados.

Sin embargo, el repunte tenido por el precio del crudo en meses anteriores, junto con una modernización de las instalaciones de crudo en Estados Unidos, han permitido precisamente un resurgir nuevo del sector en ese país, pero si el precio empieza a bajar otra vez demasiado, la producción en Estados Unidos empezaría otra vez a descender porque volveríamos otra vez a tener problemas de rentabilidad en algunas instalaciones. Por lo tanto, si el precio se mantiene por esta zona, debemos estar vigilando por si el recuento de instalaciones activas empieza a tener problemas y empieza a reducirse, lo que iniciaría el movimiento contrario en los fundamentales del crudo.

Precisamente, eso es quizá lo que está pensando la OPEP y Rusia que hace que tanto tiempo estén tardando en dar un paso al frente.

Lo cierto es que si miran el gráfico adjunto, el viernes tuvimos un descenso muy importante al colocarnos por debajo de la zona de los 45 $, uno de los mínimos donde tuvimos rebote en noviembre de 2016. Como pueden observar, el repunte de volumen es muy importante, dejamos una karakasa y además en sobreventa, por lo que en estos momentos se está intentando gestar una especie de rebote pero todavía no hemos superado la resistencia de la zona de mínimos de marzo de este año donde tenemos numerosas muestras de interés comprador que nos llevaron a buscar la resistencia que nos acabó hundiendo. Por lo tanto, desde el punto de vista técnico, es vital la zona de mínimos de este mes que debemos vigilar de forma muy intensa por si un nuevo giro bajista es el movimiento de capitulación.