El súper sector bancario fue el primero que entró en problemas nada más comenzar la sesión seguido del sector asegurador. Otra vez los bancos italianos vuelven a tener volatilidad y es que no ayudan en nada los artículos que hablan de que el euro podría romperse en unos pocos años por la situación de Italia. Todavía nadie se fía de que pueda salir del agujero y quedan pendientes todavía reestructuraciones y fusiones para intentar arreglar un embrollo de préstamos en problemas demasiado grande para ese fondo de ayuda de 20.000 millones aprobado por el Gobierno.
 
El futuro del Ibex 35 avisó de los problemas teniendo fuertes ventas nada más comenzar, yendo al contrario de la primera reacción que tuvo el futuro del índice alemán y el europeo, aunque al final estos dos últimos acabaron viéndose arrastrados a la baja.

La otra cara de la moneda la tenemos en el súper sector de recursos básicos que está subiendo 1,62% viéndose afectado de rebote por la correlación que tiene el índice británico con la debilidad de la libra. Su moneda está cada vez más débil por los comentarios de la primer ministro en el sentido de que parece que no hay remedio para un divorcio duro con la Unión Europea, lo que amenaza con debilidad económica y posible mayor respuesta del Banco de Inglaterra, así que vuelve a debilitarse. El índice británico, plagado de petroleras y de mineras, sigue subiendo superando los máximos del año pasado, lo que supone un apoyo muy importante.

No olvidemos que el mercado sigue ilusionado con los planes de inversión pública de la nueva administración norteamericana y además hemos conocido los datos de inflación y precios de producción industrial en China que son favorables a la economía.