Especulación
en la categoría de Mercados

Actuación consistente en asumir conscientemente un riesgo superior al corriente con la esperanza de obtener un beneficio superior al medio que se obtiene normalmente en una operación comercial o financiera. La especulación se ejerce en torno a la compra y venta de cualquier categoría de bienes: de consumo, primeras materias, títulos, valores, divisas, etc.

El famoso inversor Benjamin Graham definió en su libro, Análisis de valores, por primera vez la diferencia entre inversión y especulación. Según Graham la inversión es aquella operación que, tras un análisis meticuloso, promete seguridad del principal y un retorno de la inversión satisfactorio. Una operación que no cumple con estos requisitos es especulativa. A nivel más general, se tiende a definir la especulación como un conjunto de operaciones comerciales o financieras que van destinadas a obtener un beneficio económico, basándose exclusivamente en las variaciones de precios en el tiempo. Esta definición incluiría a cualquier inversión bien de activos materiales, inmateriales o financieros.

A nivel financiero, en una acción especulativa ganar o perder dinero es relamente sencillo dado que este movimiento genera tantos beneficios como pérdidas dentro del movimiento de capitales. Por tanto, los movimientos especulativos no siempre presentan rentabilidades positivas.

Cuando se habla de funciones de la especulación financiera, lo cierto es estas operaciones (para muchos una figura nociva para los mercados) sirven para dotar de liquidez y financiación a las compañías y a los propios mercados.


 

Palabras relacionadas: Especulador, Operaciones especulativas