En la subasta notas del Tesoro de los EEUU a 2 años ha habido una fuerte demanda, especialmente por parte de inversores extranjeros. Las cotizaciones de los mercados de renta fija están descontando un enfriamiento de la actividad económica. El mercado de futuros sobre fondos federales está descontando un recorte de 0,20 pp en el  2019.

 

El mercado se está planteando cuando el FED decidirá un recorte del tipo de interés de los fondos federales.

El fuerte descenso experimentado por las exportaciones de Corea del Sur confirma que la economía global se está desacelerando significativamente.

Nos encontramos con que ahora todo depende de China, de la magnitud de su impulso crediticio y de su impulso fiscal. Por este motivo, los datos de marzo del impulso crediticio nos informará de lo que pueda suceder en el próximo futuro. Es decir, si podemos confiar en que se produzca una recuperación en el segundo trimestre de 2019.

El S&P 500 abrió el martes al alza y recuperó exactamente el 0,618 del retroceso experimentado desde los máximos del viernes hasta los mínimos de ayer. Nada más llegar al 2.830 se giró bruscamente a la baja hasta llegar al 2.803, desde donde rebotó hasta cerrar en  torno al 2.820.

La zona de soporte se encuentra en torno al 2.785.

A partir de este momento, ya tenemos dos referencias a corto plazo: 2.830 y 2.785.

La perforación del 2.785, con el VIX por encima de 18,5, abriría el camino hacia el 2.680.

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima del 2.680, mantendremos una predisposición alcista.

El DAX retrocedió hasta 11.300, nivel en el que rebotó.

Ahora tomaremos como referencia el 11.500, mientras que se mantenga por debajo de 11.500 consideraremos que lo más probable es que el DAX intente dirigirse a la zona de los 11.200.

En cuanto al IBEX, nos vamos a fijar en el 9.300. Mientras se mantenga por debajo de ese nivel, consideraremos como escenario más probable la perforación de la zona de los 9.100.