En la subasta del jueves se produjo una fuerte demanda de bonos estadounidenses a 30 años, a pesar de los bajos rendimientos. Se está propagando el miedo a una agravamiento de la desaceleración económica global.

Las medias significativas del S&P 500 se encuentran en la zona comprendida entre 2.730 y 2.760, por lo que constituye una resistencia significativa.

El crecimiento chino, gran motor de la economía global, se está desacelerando. El gasto del consumidor chino es la variable que debemos seguir. Las bolsas chinas están cerradas por la celebración del fin de año chino.

A la vista del comportamiento de la demanda de bonos y de los datos macro europeos, podemos concluir que el crecimiento del gasto de los consumidores chinos se está desacelerando a un ritmo preocupante.

El mercado de futuros sobre fondos federales ya ha comenzado a descontar un recorte de tipos de interés en el 2019. Obviamente, los participantes en los mercados financieros están descontando una clara desaceleración de la economía de los EEUU.

El S&P 500 ha llegado a una zona de resistencia significativa. Es una zona que se prolonga desde los 2.736 hasta los 2.815, nivel que se corresponde con los máximos del 17 de octubre, 7 de noviembre y 3 de diciembre de 2018.

Es lógico que en esta zona se produzcan ventas porque las ganancias obtenidas son elevadas. Es precisamente en este entorno donde debería formarse la siguiente resistencia.  Y donde las bolsas serán sensibles a las malas noticias, como el crecimiento de los beneficios empresariales.

El mercado ha descontado una tasa de crecimiento de los beneficios empresariales en el año 2019 en torno a la zona 8-6%, si finalmente se consiguiera podría mantenerse el S&P 500 en tono a los niveles actuales. Cualquier expectativa de crecimiento por debajo del 6% perjudicaría notablemente al S&P 500.

El S&P 500 perforó en la sesión del jueves el soporte de la zona 2.720 y retrocedió con fuerza.

La incapacidad de superar esa primera zona de resistencia significativa ha acelerado las ventas.

Ahora lo más probable es que asistamos a un movimiento correctivo. Vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 se mantenga por encima de la zona 2.670-2.620, niveles que se corresponden con el movimiento lateral desplegado por el S&P 500 desde el 18 al 25 de enero de 2019.

En tal caso, consideraríamos como escenario más probable que intente dirigirse a la zona de los 2.800, tal y como hemos venido diciendo en comentarios anteriores.

Las economías europeas y la rentabilidad de los bonos están colapsando.

Los débiles datos macroeconómicos alemanes e italianos han presionado a la baja a las bolsas europeas.

El DAX ha caído hoy desde el 11.300 al 11.000, movimiento que hace muy improbable una subida a la zona de los 11.600.

El soporte más significativo se encuentra en la zona 10.950-10.900. La pérdida de este nivel de soporte abriría el camino hacia los mínimos.

El IBEX sigue dentro de la fase correctiva. A corto plazo nos vamos a fijar en el soporte que se encuentra en la zona de los 8.875, porque si fuese perforado se acelerarían las ventas y abriría el camino hacia la zona de mínimos.