A pesar del muy decepcionante dato de ventas al por menor en los EEUU, el S&P 500 tan sólo cerró con un retroceso del 0,27%. Y el euro experimentó un ligero rebote frente al dólar.

Las ventas al por menor cayeron en el mes de diciembre un 1,2%, el peor dato desde septiembre de 2009. Es un dato horrible. Ahora bien, no vamos a sacar conclusiones hasta que dispongamos los datos correspondientes al mes de enero.

Desde un punto de vista gráfico, el S&P 500 se ha parado al llegar al 2.760. No nos debe sorprender este comportamiento porque tras superar el 2.710 existen numerosas resistencias que pueden frenar el movimiento al alza.

Pues bien, el S&P 500 se movió lateralmente entre 2.730 y 2.760. Recordemos que el primer soporte significativo del S&P 500 se encuentra en la zona de los 2.675, y mientras el S&P 500 se mantenga por encima mantendremos una predisposición alcista.

El NASDAQ 100 se comportó relativamente más fuerte que el S&P 500. Hizo un mínimo en 6.969. El primer soporte significativo se encuentra en torno a los 6.800. 

El comportamiento de las bolsas europeas volvió a ser débil. El DAX se giró a la baja al llegar al 11.270. No fue capaz de acercarse al 11.400. El viernes nos vamos a fijar en la zona de los 11.045. Si ese nivel fuese perforado las presiones bajistas se acentuarían.

En cuanto al IBEX, pudimos comprobar que se mantuvo por encima de 8.942. Es un mal menor, porque sigue atrapado en un movimiento lateral por debajo de la recta directriz bajista.