Yuri Rabassa, CFTe, Trader independiente y cofundador de ForexDuet.com, analiza el sentimiento de mercado contrastándolo con la evolución del precio de las materias primas y las divisas.


¿Cómo valora la recuperación de la confianza en los mercados en la última semana?
En esta situación en las que el mercado avanza mucho en poco tiempo, las correcciones se producen a la más ligera noticia pesimista. Pero solo se ha tratado de una corrección, pues la tendencia a largo plazo sigue siendo alcista y no hay señales técnicas que indiquen lo contrario.
Los mercados financieros anticipan el ciclo económico en unos 6 meses. En este momento la recuperación económica sigue en EEUU y Reino Unido y, aunque en Europa tenemos ciertos riesgos como una posible deflación, el BCE está tomando medidas para atajar tal situación, por lo que todo sigue adelante.

En estos momentos de incertidumbre el oro no se ha revalorizado considerablemente, ni tampoco ha caído mucho pese a la revalorización del dólar..
El oro está teniendo una doble presión: por un lado, hay riesgo de deflación, lo que le hace caer. Por el otro, el dólar se está fortaleciendo y el oro se mueve al contrario que la divisa americana.
Ahora el oro está en un patrón de consolidación lateral que todo indica a que va a continuar.

¿Se justifican los actuales precios del petróleo en torno a 80 dólares el barril?
Sí, porque la caída del precio del petróleo viene por el aumento de la oferta. El fracking ha hecho que EEUU sea autosuficiente, lo que crea una presión bajista en el petróleo. Además, dentro de la OPEP hay países que quieren seguir reduciendo el precio del petróleo para competir con las nuevas formas extractivas, pero hay países como Venezuela o Rusia que no pueden vender a esos niveles porque sus costes no se lo permiten y pierden dinero.
El mercado descuenta que la caída del petróleo va a continuar por un aumento de la oferta y porque el dólar tiende a revalorizarse y el petróleo se paga en dólares. Además, el hecho de que el BCE esté llevando a cabo una política tan expansiva tiene como efecto secundario que el dólar se fortalezca y el petróleo se abarate. Esto abunda, a su vez, en un riesgo de caída en deflación.

Además, el descenso del precio del petróleo va a ayudar a la recuperación de algunos países.

Esta semana hemos visto bajar al EURUSD de 1,28 a 1,26 y, ¿ahora?
El par está en un momento de consolidación entre 1,35 y 1,25 tras tener el mayor tramo de caídas en años. Mucha gente apuesta porque la Fed retrase la retirada de estímulos y, si eso se diera, la consolidación podría durar más tiempo porque podríamos tener un rebote del par.

¿Cómo se explica la fuerte caída que ha tenido la GBPUSD últimamente si la Fed piensa en retrasar la retirada de estímulos?
La pauta final del par está comenzando a dibujar una cuña alcista. Si este patrón se completara, el par subiría.

¿Qué análisis hace del comportamiento del USDJPY?
Después de la tendencia alcista que tuvo el par en los últimos meses, ha necesitado de una corrección bastante profunda. Ha corregido hasta el 50% del avance anterior hasta el nivel 106 yenes. El USDJPY mide muy bien la aversión al riesgo.
Cuando la aversión al riesgo disminuye en los mercados internacionales, los japoneses invierten en el exterior, haciendo que la cotización disminuya. Por tanto, cuando vemos subir al USDJPY, es un síntoma de que la aversión al riesgo ha disminuido y las bolsas tienen un tono optimista. En estos momentos la corrección coincide con la corrección de los mercados de acciones y creemos que se puede prolongar algo más, aunque la tendencia a largo plazo sigue siendo claramente alcista.