Signo mixto al cierre entre los grandes índices europeos, con una variación media del -0,05% que no supone una jornada de impacto. En particular, nuestro selectivo IBEX 35 termina la jornada con un leve retroceso del -0,41% hasta los 10.523,6 puntos.

Sesión que defrauda al no registrar variación significativa alguna, al contrario de lo que esperábamos con la vuelta a la normalidad en la actividad de Wall Street. Es la conclusión que se extrae al registrar, por segunda sesión consecutiva, un máximo inferior y un mínimo superior al registrado en la sesión del pasado día 3 de JUL17, esto es, nos encontramos ante una ausencia total de movimiento en la curva de precios del índice IBEX 35 bajo estudio.

IBEX 35 en gráfico de 5 minutos con MACD (ventana central) y volumen de contratación (ventana inferior)

Falta de movimiento que se considera juega en favor de las ventas, que son quienes tienen la sartén por el mango al corto plazo tras lograr en el tramo final de la pasada semana un retroceso contundente por debajo del área de soporte, ahora resistencia, de los 10.622 / 10.564 puntos.

De hecho, la formación en escala temporal diaria (ver gráfico inferior), nos devuelve una vela Doji, destacando una amplia sombra superior que, en clara zona de resistencia, sugiere la falta de decisión a la hora de atacar zonas clave, encontrándose las ventas cómodas en estos niveles. En este sentido, con un volumen de contratación que mejora pero todavía insuficiente, los retrocesos a los mínimos de la pasada semana situados en los 10.444 puntos siguen siendo el escenario principal al más estricto corto plazo.

IBEX 35 en gráfico diario con MACD (ventana central) y volumen de contratación (ventana inferior)