La renta variable española pierde un 0,12% y se sitúa en los 10.821 puntos.