Desde los mínimos que marcó en 2009,  se puede identificar dos movimeintos bien definidos en el gráfico de Iberia. "El primero de ellos comenzaría en los 1.333 con desarrollo hasta los 2.27 euros mientras que, tras una reacción bajista, el valor  inicia un segundo tramo al alza simétrico al primero", advierte Alejandro Martín, subdirecto en España de Hanseatci Brokerhouse.
A partir de aquí lleva a cabo un proceso correctivo, entre 2.60-2.75 euros, y una vez roto a la baja esta zona podría haber sido una zona de distribución de títulos. Una correcicón que además "permite  ver que la direztriz visual habría sido perforada, por lo que todo el movimiento podría ser englobado en una misma onda". En las última sesiones la compañía se ha parado en un soporte relevante en 2.06 euros "y a partir de aquí ha comenzado un rebote que podría polongarse hasta el 61.8% de todo el tramo  bajista, en torno a los 2.44 euros". Cuidado con este nivel porque aquí podría salir papel y se podría ir más abajo. En 2.28 euros tiene un hueco abierto importante y cerrarlo podría ser una señal de debilidad.