Fuerte giro a la baja en la apertura tras las noticias conocidas ayer por la tarde, en las que el Banco Central Europeo no aceptará bonos helenos como garantía a las operaciones de liquidez, lo que cierra también el grifo directo a las financieras. Este importante movimiento del Banco Central ha ocasionado las ventas en toda Europa y, en concreto, ha provocado un fuerte gap de apertura de un -1,41% de caída.



Ayer miércoles terminábamos la sesión con una sensación de esperanza, en lo que en términos de una potencial continuidad de las alzas se refiere, pues encontrábamos signos evidentes que nos invitaban a pensar en ello, tal y como expusimos en la última entrada a esta misma sección de seguimiento.

El mantenimiento, al cierre de sesión, del soporte en escala de 15 minutos situado entre los 10.520-10.490 puntos unido a un oscilador MACD cortado al alza, parecía poner las bases de lo que venimos desarrollando como un nuevo impulso alcista.

Sin embargo, la actualidad macro se muestra una vez más decisiva, máxime en escala temporales del precio tan bajas, en las que cualquier leve rumor o noticia es recogida de manera significativa, hecho que no sucede de manera tan clara en escalas superiores de precios –escala diaria o semanal, por ejemplo-.

Bien, la situación es la que es y no hay peros que valgan, lo que se confirma es que las potenciales señales alcistas al cierre de ayer se ven anuladas y, por tanto, seguimos bajo estructura bajista, cuyo objetivo podría estar en el gap alcista abierto el pasado día 3 de FEB15, situado en los 10.330-10.380 puntos –nivel del gap y soporte respectivamente-.

Visitar dichos niveles supone un potencial descenso del -1,25% desde los precios actuales.