El próximo jueves está prevista la junta de accionistas en la que se tendrá que hacer frente la oferta de compra propuesta por Michael Dell y Silver Lake Management. Tras un mes de verano en el que se ha aplazado la decisión por la postura de inversores, encabezados por Carl Icahn, los analistas consideran que por fin se va a producir el final a este largo culebrón.


De hecho, puede ser así con mayor motivo después de que el propio Icahn anunciase que iba a renunciar a utilizar más acciones legales contra Dell. Dicho de otro modo,
a través de una carta dirigida a los accionistas, señalaba que se retiraba de la lucha y que apoyaría la propuesta que ya realizaron a finales del mes de agosto. (Ver: Icahn abandona la lucha por Dell)


En este contexto de tanto cambio, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión señalan que Dell se encuentra en fase alcista, ya que recibe una puntuación de 9 en una escala que va del 0 al 10.

Tanto la tendencia a medio plazo como a largo plazo es alcista y la volatilidad es decreciente. El único aspecto negativo que arroja este análisis técnico es que el volumen a medio plazo es decreciente.