Ocurrió durante el fin de semana...Caja Sur intervenida por el Banco de España. Un rescate que podría tener una factura cercana a los 2.700 millones de euros para el Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria (FROB) y que ha puesto los ojos sobre el resto del sector financiero. Y es que ayer fue el propio Moody´s el que señaló que esta intervención cuenta con una propiedad moralizante: "advertir al resto de entidades y comunidades autónomas de que se les acaba el tiempo para recurrir a las ayudas de este fondo".
Todas las miradas puestas sobre el sistema financiero español. El efecto dominó no se hizo esperar y Credit Suisse rebajó la recomendación a las entidades cotizadas españolas - a excepción de Santander- hasta infraponderar acompañándola de las respectivas rebajas de precio objetivo.  La exposición al sector inmobiliario español- no recogido en mucho de los balances de estas compañís - y la elevada morosidad son dos de los principales retos a los que se enfrentan estas compañías. Pero ¿quién está peor? Aunque los expertos optan por mantener la prudencia en el sector, lo cierto es que Bankinter es la compañía que más sufre en bolsa desde principios de año.  Claro que...eso no signfica que el resto de entidades puedan presumir de una situación y balances más saneados.