En los últimos dos meses la compañía presidida por Florentino Pérez ha corregido con fuerza, lo que le ha llevado a que ahora se esté apoyando en un importante soporte.

 Dicha referencia se corresponde con el último nivel de corrección proporcional de Fibonacci, el del 61,8%, de toda la subida que el valor experimentó entre mayo y octubre de 2010, en los 32,40 euros. Parece que esta importante referencia está frenando las ventas y ahora está intentando rebotar, por lo que parece que nos encontramos en un buen momento para volver a apostar por subidas. Por ello, abrimos largos, colocando un stop de pérdidas en los 32 euros, en precios de cierre.

El primer objetivo a alcanzar lo situamos en los 35 euros. Por otro lado, Iberdrola y ACS están convocados a una vista este miércoles, 12 de enero, ante el juez Carlos Nieto para resolver la cuestión de los derivados de Natixis, que se ha convertido en una de las principales variables antes de la celebración del juicio entre ambas partes en abril. Nieto había emplazado al banco francés a que diera detalles acerca de su contrato de derivados a través del cual ACS disponía en 2009 de una participación indirecta del 4,8%, que en la actualidad se sitúa en el 5,09%. Esta información tiene, a juicio del magistrado, importancia dentro del juicio, ya que puede ofrecer detalles acerca de la pérdida de valor de las acciones de Iberdrola y convertirse en un material útil para determinar si ACS formuló correctamente sus cuentas de 2009.