La cotización de la compañía nos dejó una interesante señal de fortaleza hace dos semanas, ya que consiguió superar la recta de resistencia que supone la directriz bajista de medio-largo plazo, que trazamos uniendo los máximos relativos decrecientes de enero, agosto, noviembre y diciembre del año pasado.

Pero antes de lanzarnos a adoptar posiciones alcistas, preferimos esperar a que supere también el máximo relativo anterior, los 20,35 euros donde se frenó tanto en noviembre como septiembre. Por otro lado, hace unas semanas Abengoa Solar logró financiación por 1.450 millones de dólares (1.100 millones de euros) para construir en Arizona (Estados Unidos) la mayor planta termosolar del mundo, en la que se invertirán cerca de 2.000 millones de dólares (1.520 millones de euros). La compañía indicó que el crédito suscrito permitirá contar con recursos para construir y poner en marcha esta planta, que recibe el nombre de Solana y que dispondrá de una potencia de 250 megavatios (MW). El presidente de Abengoa Solar, Santiago Seage, recordó que Solana será la primera planta de gran escala que construirá su compañía en Estados Unidos, por lo que calificó el proyecto de "hito clave" para su implantación en el país.