Las últimas sesiones Santander está mostrando una clara señal de agotamiento al estar formando una clarísima divergencia bajista entre el precio y el estocástico.
Con poca fuerza, tanto el RSI como el estocástico están situados en zona de sobreventa, con lo que posiblemente podamos ver en las próximas sesiones correcciones en la cotización del banco.
A pesar de ello, no encontramos a corto plazo referencias en el precio en forma de resistencia, ya que la más cercana podríamos verla en los niveles de 10,20€, lo que supondría un 22% desde los actuales niveles de 8,33%.

Una clara señal de entrada en el valor podríamos buscarla en la ruptura a la baja de la MM20 sesiones, pues desde el pasado día 31 de Marzo ha servido de soporte, en varias ocasiones para el precio.
Por último, una doble confirmación de vuelta podríamos encontrarla en la retirada de la mano fuerte en el valor, que actualmente se encuentra tomando posiciones desde prácticamente inicios del mes de Junio.