Tras varias semanas analizando el SP500 en vez del Eurostoxx (ya que no solo es el índice director, sino que su estructura técnica actual resulta mucho más clara), volvemos a repasar nuestro índice europeo, que ha sufrido últimamente muchas convulsiones por los problemas de la deuda periférica, pero que nos va a proporcionar valiosa información adicional al SP a la hora de plantear un escenario para las próximas semanas.

El último cierre semanal del SP500 (en 1.217, máximos semanales, mensuales y anuales) deja su situación bastante clara: en breve atacará la zona de 1.225-1230, que creemos que puede suponer un techo durante las próximas semanas. Llevamos tiempo diciendo que tras superar el escollo del 1.200, la zona de 1.225 sería tan solo cuestión de tiempo.

¿ Pero por qué el 1.225 puede suponer un techo temporal ?
(y recalcamos lo de temporal) ¿ Acaso no es cierto que cada 20 puntos de subida los analistas esperan un techo, y todos van rompiéndose uno tras otro, inexorablemente ? La zona de 1.225-1.230 reune más papeletas que otros niveles inferiores para suponer un techo durante algunas semanas, y quizás el techo del ejercicio (aunque esto es mucho suponer en este momento): a la sobrecompra y sentimientos alcistas extremos (esto no es novedad) se unen dos hechos que sí son muy significativos a nivel técnico: 1.225 es el fibo 61,8% de toda la bajada desde los máximos del 2007; y por 1.230 pasa la media simple de 50 meses, que históricamente resulta un escollo a nivel mensual, tanto como soporte como resistencia, por lo fácilmente el SP puede atascarse 2-3 meses en dicha media.

SP500 mensual

(Nótese el escollo de la MM50 -en verde- durante el 2004)

Una vez comentado que el SP puede estar a tan solo 10-15 puntos de una zona de fortísima resistencia (y a solo un  par de semanas del fin de la temporada de resultados empresariales), vayamos con el gráfico diario de nuestro Eurostoxx:

EUROSTOXX diario


El gráfico es realmente significativo a nivel técnico. El índice europeo estuvo nada menos que 5 meses dibujando un techo en forma de diamante, de 200 puntos de amplitud. Como no era de extrañar, aprovechó las condiciones propicias del rally de Navidad (inexorable en fases alcistas) para romper hacia arriba. Las Navidades terminaron y Enero fue aprovechado por las instituciones para asegurar “el regalo” de Santa Claus de un 5% de rentabilidad: eso que se metían en la cartera para los resultados del 2010. Las ventas aparecieron y se produjo cierta inercia bajista que terminó haciendo falsa la ruptura alcista del techo en diamante. Las falsas rupturas provocan fuertes reacciones a la contra, y al perder la base del diamante, se aceleraron las ventas y el “arreón” supuso otros 250 puntos adicionales de bajada, es decir, el doble de puntos a los que había llegado la falsa ruptura alcista previa, algo también habitual en las falsas rupturas de este tipo de patrones.

El 2.600 supuso un suelo, la tendencia a medio plazo seguía alcista, así que era de esperar un rebote fuerte, y los alcistas vivieron un bonito  rally durante Febrero y Marzo. El rally no se detuvo en cualquier sitio, sino justo en el 2.950, el techo del diamante previo. Tras la parada, pullback hasta la media simple de 200 sesiones (en amarillo) y nueva subida… hasta el 2.950 de nuevo: ya tenemos un triple techo, y una zona de control clara.

Nuevo pull-back… y otra vez la SMA200 sirve de soporte, curiosamente en un punto donde coincide con su hermana exponencial, la EMA200: ya tenemos un doble apoyo en una media tan significativa como la de 200 sesiones.

Por tanto, los límites de la partida a jugar durante las próximas semanas están clarísimos en el Eurostoxx: por arriba, el triple techo en 2.950, por abajo, las medias (simple y exponencial) de 200 sesiones: un rango de 200 puntos, ideal para estrategias swing, si es que realmente el índice respeta este lateral durante 2-3 meses, hasta el verano.

Hemos dicho que al SP le quedaban unos 10-15 puntos de subida hasta la siguiente gran resistencia: esto puede equivaler aproximadamente a 40-60 puntos del Eurostoxx. Pero si la “tormenta griega” se va calmando, a medida que se confirma e instrumentaliza el préstamo UE-FMI, el EUROSTOXX irá recuperando su retraso respecto al SP, así que facilmente si el SP sube 15 puntos, el Eurostoxx lo pudiera hacer en unos 80: ya estaría de nuevo en el 2.950.

¿ Todo cuadra, no ? Quizás demasiado. Pero, claro, en una tendencia alcista tan indiscutible como la actual, qué menos que llegar sin mayores problemas a la siguiente gran resistencia. Desde manera que el escenario marcado en azul tiene las mayores probabilidades de ser el cierto, y el Eurostoxx estaría encajonado en una fase lateral durante las próximas semanas.

¿ Qué problemas podría tener este escenario alcista a corto plazo y lateral a medio plazo? Sencillamente, que el SP se diera la vuelta antes de llegar al objetivo que todo el mundo espera (1.225-30). Esto impediría al Eurostoxx llegar al 2.950. La otra opción, que si el SP llega al 1.230 lo supere enseguida sin mirar atrás y sin un fuerte pull-back, la consideramos muy improbable.