El equipo de análisis de Oppenheimer ha desarrollado un informe en el que apuesta por valores de estas compañías que podrían tener un importante potencial de revalorización.
Los analistas de Oppenheimer esperan unos resultados del tercer trimestre para el sector de los teleoperadores muy sólidos, debido a la continua fuerte demanda de banda ancha inalámbrica y por cable. También, por la subida de sus números en los servicios de la nube. Por eso esta firma de análisis da una calificación de que se comportarán mejor que lo que lo haga el mercado.

Uno de estos valores estacados es AT&T. Si bien el crecimiento ha sido más lento es cierto que en los últimos años la compañía continúa expandiendo su base de usuarios y ha realizado fuertes lanzamientos de productos.

Los vendedores de teléfonos inteligentes no sólo han impulsado el tráfico, también el aumento de los planes de financiación de los dispositivos. Esa es un área que el equipo Oppenheimer cree que podría dar lugar a algunas ganancias. El precio objetivo de esta firma es de 42 dólares, frente a los 34 dólares en los que cotiza en la actualidad.

Otra de las empresas en las que invertir para esta casa de análisis es Comcast. Ahora la compañía de cable más grande en Estados Unidos continúa su impulso para ser todavía más hegemónica.

Evolución de Comcast en el último año

Evolución de Comcast en el último año



Los analistas de Oppenheimer, junto con muchos en Wall Street, piensan que 2014 y 2015 serán años de crecimiento para el gigante del entretenimiento, con su poder de fijación de precios, el crecimiento de la publicidad y el gasto de las nuevas plataformas digitales.

Los accionistas de esta compañía aprobaron recientemente la compra de la gigantesca Time Warner Cable y se espera la aprobación regulatoria. Así pues, el precio objetivo es de 62 dólares, mientras que ahora se sitúa en torno a los 51 dólares.

En último lugar estos expertos centran sus miras en T-Mobile. Con la oferta de Sprint frente de la mesa la acción se vio afectada, con un duro golpe. Mientras que la mayoría de los expertos no esperaban que la oferta se aceptase en el bajo precio de los 33 dólares, el valor se ha movido de manera irregular.

El lanzamiento del iPhone 6 ha sido un impulso sólido para el la subida de T-Mobile, ya que muchos consumidores estaban pensando en cambiar de compañía telefónica. El precio objetivo de Oppenheimer es de 37 dólares, en comparación de los 26 dólares en los que cotiza.