Como las demás empresas del sector de renovables "el verdadero riesgo que existe sobre el sector es regulatorio", admite José Lizán, analista de Nordkapp. En el caso en que se confirme que la retirada de las primas no va a ser con carácter retroactivo,"la verdad es que el valor está realmente barato, de hecho nosotros lo tenemos en cartera, porque podría subir con fuerza". Tanto es así que podría llegar hasta los 80 euros.  Mientras el marco regulatorio no se aclare, la acción va a seguir sometida a bastante presión.