Los brokers de Carax-Alphavalue aconsejan comprar títulos de Telefónica, pues piensan que tras la corrección es un momento ideal para entrar y esperar a que suba en próximos meses hasta sus máximos históricos. En cambio, los expertos aconsejan alejarse de Endesa o Inditex.



El fuerte rebote que experimentó Gamesa ayer, unido a la gran subida que acumula en el año (24%) y a su incapacidad de volver a cotizar a doble dígito, llevan a los brokers de Carax-Alphavalue a aconsejar reducir los títulos de la compañía por precaución. De hecho, no creen que vayamos a ver a Gamesa a un año vista por encima de los 10 euros y, por ello, sitúan el precio objetivo en 8,25 euros, un 23% por debajo de los precios actuales.

Los expertos de Carax-Alphavalue se mantienen estoicos en su idea de vender títulos de Inditex aunque, de un día para otro le han mejorado el precio objetivo en 20 céntimos, hasta los 17,70 euros. Aún así, este nivel está casi un 18% por debajo de la cotización actual. (Ver: Inditex, ¿podrá poner rumbo a sus máximos históricos?)

Parece que a los expertos de Bankinter no les convence la oferta de Endesa por los activos de E.On en España, pues aconsejan vender los títulos que se tengan de la energética española.

Como opciones de compra para sustituir a los anteriores valores desaconsejados hoy los brokers nos proponen a Abengoa B y Telefónica. Por una parte los analistas de Carax no creen que se le haya acabado el fuelle a Abengoa pese a subir este año más de un 70%. De hecho, de cara a los próximos meses le pronostican una revalorización adicional del 16% hasta los 4,41 euros como precio objetivo.

Los mismos expertos se muestran aún más positivos con Telefónica, valor que piensan que a un año vista volverá a cotizar por encima de sus máximos históricos (16,94 euros descontados dividendos) hasta situarse en lso 15,1 euros. Hoy reiteran su consejo de comprar animados por la posibilidad de que la operadora española adquiriera la filial brasileña de Vivendi.

Apúntese a nuestras alertas de cambio de ciclo bursátil