Apertura positiva en Wall Street donde los inversores se animan al calor del plan de estímulo económico aprobado por China y con la mirada puesta en AIG que consigue que el Gobierno estadounidense amplíe el plan de ayudas que aprobó para la compañía. En opinión de Eduardo Vicho, Co-director de EJD Valores “comenzamos la semana con alzas importantes, con un cierre bueno en las bolsas asiáticas y apertura en las europeas que comenzaban animadas por el paquete de estímulo de la economía en China y además con el llamamiento del G-20 para emprender políticas estimulativas en cada país”. Según Vicho, “estamos viendo una euforia colectiva algo desmesurada porque vivimos un rebote técnico después de las caídas de semanas atrás y podríamos estar cercanos al fin del rebote para volver en el medio plazo a los mínimos”.
“La verdad es que el problema es que tomamos como buenas noticias datos que no lo son tanto, datos negativos comparados con otros años que en un escenario como el actual, si no son tan malos como se esperan se celebran como positivos”, explica el experto para quien “las medidas tomadas que parece que estimularán el mercado y psicológicamente se recupera la confianza en la renta variable”. Pero “igual que la crisis ha tardado en desencadenarse años, las medidas tendrán efecto en meses o años, matiza el analista quien recuerda que 

“Haciendo un repaso desde 1870 en todas las crisis del sistema financiero hemos tardado cinco o seis años en salir y creo que no será menos”. El experto pone de manfiesto que “es una de las crisis de las perores de los últimos años y por lo tanto mucho cuidado porque podemos ver una situación en la que el paro será un grave problema, con la confianza del consumidor en mínimos y con resultados empresariales a la baja”.
En relación a la próxima reunión del G-20, Vicho apunta a que “a primera vista es positiva, si el grupo decide reunirse es para tomar medidas que tengan efecto y que los ciudadanos recuperen la confianza en el sistema financiero mundial”. “Es muy difícil tomar medidas que a todos les gusten –explica- cada país tiene sus problemas y a pesar de que tenemos factores comunes no hay problemas de igual magnitud en EEUU que en Europa, a pesar de que todo sean buenas intenciones al final cada uno barrerá para su casa y poco se sacará en claro en esa reunión del G-20”. 

La sensación generalizada es la necesidad de que las autoridades tengan más poder de control sobre el sistema. El analista recuerda que esta reunión se “comparaba con la que tuvo lugar después del 29, de la que nació el FMI y el Banco Mundial y que dio grandes resultados”. “Estamos en una situación complicada, EEUU fue el primero en asumir la crisis y un poco más tarde lo hizo Europa”. Ahora “intentan infundir un ambiente de optimismo pero es muy difícil cuando no paramos de ver datos que reflejan una situación compleja que los expertos asemejan a la depresión del 30”.

Así las cosas, para el co-director de EJD Valores, hay que “estar fuera de la renta variable, vemos un movimiento de rebote y si echamos la mirada atrás en el caso de índices americanos vimos caídas, luego rebote a principios de año y caídas de nuevo. El proceso ahora es similar” y es que “vivimos un rebote que podría tener fin después de la reunión del G- 20 y después del anuncio de las medidas que piensa tomar Obama” porque nos daremos cuenta de la grave situación que vivimos y de que las medidas que se tomen no tendrán efecto hasta dentro de unos meses”, resume el experto.