La compañía anunció a través de la CNMV del pago de su dividendo en efectivo a cargo de las cuentas del pasado ejercicio.
 
Vidralahará un desembolso de un dividendo en efectivo a cuenta de los resultados del ejercicio 2015 de 52,78 céntimos de euro brutos por acción, cifra de la que se deducirá la retención a cuenta que resulte aplicable, tal y comunicó la empresa a la CNMV.

El dividendo efectivo a percibir por el accionista en este primer reparto de los resultados del ejercicio 2015 representa un incremento de un diez por ciento con respecto a la misma distribución del año anterior. Según la firma española, “el crecimiento del dividendo es coherente con la política de remuneración al accionista desarrollada por Vidrala enfocada hacia el largo plazo, la estabilidad y la mejora sostenida en función de las condiciones del negocio”.