Tres de cada cuatro españoles perciben la situación económica como "mala" o "muy mala" y el paro continúa siendo el líder indiscutible de los problemas nacionales, según el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de marzo. Sin embargo, ha subido el porcentaje de quienes pronostican que las cosas estarán algo mejor dentro de un año. Así se pone de manifiesto en el estudio difundido hoy por el CIS que se realizó entre los días 4 y 12 de marzo en 236 municipios de 49 provincias. El sondeo se basa en un total de 2.475 entrevistas personales y domiciliarias y tiene un margen de error de más/menos 2%.
En marzo eran ya el 75% de los españoles los que veían "mal" (42,8%) o "muy mal" (32,2%) la coyuntura económica, mientras que sólo el 3,4% la definía como "buena" (3,2%) o "muy buena" (0,4%). Estas cifras son muy parecidas a las que arrojó el barómetro anterior, aunque sí se registran algunos cambios en los pronósticos que hacen los españoles a un año vista.

En concreto, el 18,3% augura que la situación económica mejorará, un punto más que hace un mes, mientras que bajan los que creen que la crisis irá a peor, al pasar del 39,3% de febrero al 37,2% de marzo. El 36% restante pronostica que todo seguirá igual dentro de doce meses.

La relación de problemas nacionales que mensualmente elabora el CIS no experimenta cambios respecto al mes anterior en los primeros puestos. El desempleo continúa en cabeza, y subiendo, como hace sin parar desde septiembre de 2008. El paro es mencionado ya por el 76,2% de los españoles, un punto más que en febrero y le siguen, como segunda preocupación, con un 52% de respuestas, los problemas económicos.

En el tercer puesto repite el terrorismo, que se anota un 19,4% de alusiones. La lista se completa, en este orden, con la inmigración (14,4%), la inseguridad ciudadana, que escala un puesto respecto al mes anterior (13,1%) y las dificultades para el acceso a la vivienda (11,3%).

PROBLEMAS SUBJETIVOS

Como en todos sus barómetros de opinión, el CIS recoge también una relación de problemas que más afectan personalmente a los ciudadanos, y que tampoco varían desde hace meses. Las preocupaciones de índole económica se mantienen en la cúspide con un 43,6% de menciones y en segundo lugar vuelve a aparecer el desempleo (37,6%).

La vivienda (11,4%) y la inseguridad ciudadana (9,3%) están en el tercer y cuarto puesto, respectivamente, mientras que el quinto y el sexto son, por este orden, para la sanidad (5,8%) y las pensiones (5,5%).