Los expertos valoran un día después y con el mercado abierto, las consecuencias que han traído en el más corto plazo y a futuro los resultados de los test de estrés.


¿Los test de estrés limpian, brillan y dan esplendor al sistema europeo?
José Luis Cárpatos, analista independiente y colaborador de Estrategias de inversión, se mostraba crítico con la validez de estas pruebas afirmando que “pasará lo de siempre, que nadie mirará a los bancos alemanes porque están tapados con una lona para que no se vea lo que hay dentro”. De hecho, parece que Alemania, aparte de tener a sus bancos entre algodones que el BCE no se atreve a tocar, también mantendrá el control sobre su sistema de cajas. Las conocidas como Landesbanks, han quedado al margen de las evaluaciones del BCE, lo que también deja en manos del Bundesbank su auditoría y control (lo que chocha de frente con la idea de la implantar un regulador europeo único). Esto nos da pie a preguntarnos las consecuencias que tendrán...

¿Supondrá un punto de inflexión para los bancos en bolsa?
La respuesta que hemos recibido de los expertos a esta pregunta es que “NO”. De hecho, hoy mismo lo estamos viendo. Los bancos comenzaron la sesión con subidas, pero otras negativas noticias, como la reelección de Dilma Roussseff al frente de Brasil (importante mercado para algunos de nuestros bancos) y el dato de Ifo alemán, bastaron para empañar la euforia provocada por los resultados de los test de estrés, convirtiendo las subidas, en bajadas. De hecho, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, afirma que “aunque hoy han podido provocar algo de volatilidad, mañana ya se habrán olvidado y no creo que vayan a constituir un punto de inflexión ni un catalizador para las bolsas”.

Además, test de estrés al margen, en España, donde tenemos las entidades más solventes según los AQR, López-Galvez advierte que “los bancos están caros por PER, sobre todo los que tienen el negocio centrado en España”. De hecho, según los filtros de precio valor en libros, rentabilidad por dividendo y PER aplicados por el departamento de análisis de Estrategias de inversión a los principales bancos europeos, “la banca mediana del Ibex sería el sector que menos seduciría a los inversores en términos de valoración”. En cambio, los dos grandes bancos españoles se encuentran entre los más atractivos. De hecho, BBVA forma parte de nuestra cartera de acciones premium.

De momento, para invertir en banca mediana española, López-Galvez aconseja “ser cautos y esperar a ver cómo va el mecanismo de financiación del BCE y si hay crédito a la economía real y disminuye la mora, que es el gran ‘pero’ de la banca española”.

¿Se activará el crédito?
Tanto desde el BCE, como el BdE, se han jactado de decir que estos test reactivarán el mercado de crédito, como si fuera a ser la panacea. Pero, ¿por qué? Según Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, la razón está en que “los bancos han estado frenando el drenar dinero para salir bien en estas pruebas, pues no querían aumentar sus activos de riesgo para poder ‘salir guapos’ en esta foto, pero después sí irán drenando dinero”.

Entonces, hay esperanzas para pensar que se activará a apartir de ahora el crédito. De hecho, De Gregorio afirma que “en la próxima subasta de liquidez del BCE a la banca las entidades solicitarán más dinero” y, recordemos, que para acceder a la cartera de ‘papa BCE’, hay que conceder créditos.

No obstante, para que concedan créditos, tendrá que haber quien los pida y, en ese sentido, desde las propias entidades financieras se quejan de la calidad de la demanda. De hecho, Felipe López-Gálvez, analista de Selfbank, afirma que “tampoco hay una demanda de crédito de calidad, por lo que está por ver cómo se va a conseguir. No obstante, con el programa de compra de activos por parte del BCE se va a dar liquidez a las entidades y se va a ayudar a que titulicen activos y los saquen al mercado para ganar liquidez”. Además, “es ahora cuando está empezando a subir la demanda de créditos a tenor de la mayor creación de empresas”, apostilla De Gregorio.

Ahora bien, que nadie se piense que porque fluya el crédito la economía echará volar. Como el propio gobernador del Banco de España, José María Linde, afirmaba ayer “es necesario algo más que la concesión de créditos para que la economía crezca”.

Siguientes retos: MUS y la unión bancaria
Los test de estrés se consideran el punto de partida sobre el que trabajará, a partir de noviembre, el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), y sobre el que pivotará, a partir de enero, la unión bancaria. Según López-Gálvez “la unión bancaria va a ser positiva porque el BCE impondrá la política bancaria a nivel europeo eliminando ciertos sesgos políticos en la manera en la que se resolvían problemas en ciertas entidades. Es un paso más de trasparencia en el sistema. Además, el Mecanismo Único de Supervisión, con el cabo del tiempo tomará forma y también será positivo que tengamos unos conceptos y unas definiciones comunes en el análisis de balance de las entidades”. Incluso el experto cree que en el futuro también dará lugar a un fondo de garantía de depósitos común.