Tesla no se cansa de cumplir hitos. El último ha sido superar en capitalización a Ford, una de las compañías más clásicas de la industria automovilística estadounidense.
 
Es más, en estos momentos, y con una capitalización de 48.000 millones de dólares, la empresa que fundó Elon Musk vale apenas 3.000 millones menos que el buque insignia del sector, la enseña que marcó a toda una generación de estadounidenses, el orgullo nacional: General Motors.
 
Tesla cotiza en máximos históricos después de conocerse las últimas cifras de matriculaciones. La compañía ha vendido 25.000 unidades de sus modelos en el primer trimestre de año en todo el mundo, lo que implica un crecimiento de más de un 70% con respecto al mismo periodo del año anterior.
 
Y eso que la empresa del millonario sudafricano prácticamente no sabe lo que significa ganar dinero. En concreto, solo ha estado en positivo durante un par de trimestres desde que debutó en Wall Street en junio de 2010.
 
El esfuerzo inversor que está haciendo la compañía para poder hacer frente a toda la demanda de coches de alta gama y al último modelo, el más asequible.  El Model 3  -que puede comprarse desde poco más de 35.000 dólares- comenzará a producirse este año y que podría comenzar  a entregarse este mismo ejercicio es el modelo más barato de la marca y se espera que sea una gran fuente de ingresos para una compañía que no deja de quemar caja.
Sus esfuerzos por innovar en el terreno de los coches eléctricos y la puesta en marca de la gran gigafactoría de baterías de litio exigen una gran cantidad de dinero y eso es lo que les impide ser rentables.
 
Uno de los grandes problemas de la compañía hasta ahora ha sido que no han sido capaces de fabricar de tantos modelos como reservas recibía. Hasta ahora, todos sus coches eran deportivos de lujo y con el Model 3 pretende llegar a un público más amplio. Por el momento, la compañía ya tiene 373.000 reservas.  El año pasado solo produjo 84.000 vehículos, aunque sus planes es llegar al medio millón el año que viene y al millón en 2020. Para ello tiene necesidad de dinero para seguir incrementando su capacidad y por eso ha ampliado capital por casi 1.400 millones de dólares.

Solo en el cuarto trimestre del año pasado quemó unos 970 millones de euros y se espera que en el primer semestre de 2017 haga lo propio con unos 2.500 millones más.
 
Con todo y con eso la fe en la compañía carece de límites. El carisma de su fundador, Elon Musk, y la confianza en el potencial en bolsa de la empresa ha hecho que solo este año suba un 40%, lo que le permite situarse en máximos históricos. En este tiempo, Ford cae poco más de un 5% en bolsa.

Tesla desde enero

Al igual que otros fabricantes más tradicionales, Ford y sus rivales están intentando invertir también en este nuevo campo de los vehículos eléctricos. Tesla, sin embargo, no solo les ha ganado la partida en fechas, sino que además ha conseguido construir alrededor de su marca todo un símbolo de exclusividad y status.
 
Parece que ese estigma de Ford también se observa en bolsa. En los últimos doce meses se deja un 10%, mientras que Tesla se aprecia más de un 20%.

tesla y ford

Si nos retrotraemos a junio de 2010, cuando Tesla debutó la diferencia es bolsa es abismal. Tal y como se puede observar en el siguiente gráfico, un inversor que entrara en la OPV de la nueva compañía se habría observado una revalorización de casi un 1.350, frente al 13% que ganan en Ford.

Tesla ipo

 
Tesla, curiosamente, debutó cuando la industria americana del automóvil pasaba por su peor momento. Atrapados por la crisis y la deuda de los hogares, el gobierno había intervenido poco más de un año antes a General Motors, por ejemplo.
 
Sin embargo en este tiempo, las acciones de Tesla han pisado con fuerza el acelerador. ¿Existe potencial en bolsa?
 
El consenso afirma que no. En estos momentos, las acciones de la compañía cotizan muy por encima del precio objetivo que les marcan los analistas. 
 
No ocurre lo mismo ni con Ford, ni con el resto de fabricantes americanos, tal y como se puede observar en la siguiente tabla.

tabla tesla

 
Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión también le dan una clara ventaja a la nueva empresa –precisamente fue la última automovilística americana en debutar en bolsa tras Ford en 1956-.
 
Estos ratios le dan una puntuación sobresaliente al fabricante de coches eléctricos, 10, lo que implica que está en fase alcista.

Tesla

 
Todo lo contrario que ocurre con Ford, que tan solo puntúa 3, lo que implica que está en una clara fase bajista en bolsa.

Ford

 
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
 “La ampliación de capital de Tesla ya está en marcha”
“Telefónica: seguimos positivos”