El selectivo español recorta su descenso tras la apertura de Wall Street y termina dejándose al cierre un 1,17% hasta 8.615,80 puntos. Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego destaca que ha sido un día de “ida y vuelta, y con una fuerte volatilidad”. Los descensos a primera hora de la mañana, se debe a “los malos datos empresariales de ayer y, sobretodo, al profit warning que hizo Bank of America en la sesión nocturna de EE.UU”. Sin embargo, destaca el experto que algunos de los buenos resultados empresariales publicados hoy son los que han provocado una recuperación en los índices.
En cuanto a las perspectivas del mercado, Damián Querol apunta que en el medio plazo es negativa. Después de las fuertes alzas que ha habido sobretodo en el sector bancario, cree que dicho sector “está sobrecomprado”. Además, apunta que los resultados que se han publicado no son recurrentes “sino que son en base a beneficios que sólo se producen una vez, por venta, por trading, etc”. Además, destaca que “no son realmente consistentes a medio plazo”. Con lo cual, el experto llama a la cautela y defiende ser muy defensivos ya que advierte de que “algunos de los resultados empresariales que se irán publicando, sobretodo de empresas industriales, seguirán penalizando el mal escenario macroeconómico”. Por lo que recomienda “estar ligeramente fuera del mercado”.


El sistema bancario centraba en el día de hoy la atención de los inversores después convertirse en el motor de los descensos. Banco Popular fue uno de los que lideró las caídas del Ibex tras sufrir una corrección del 2,72%. Al director de análisis de Banco Gallego le parece que después de los avances que hemos visto en este sector, los valores “estarían sobrecomprados”. A estas alturas, defiende que “no es partidario de entrar en dicho sector”. En concreto, señala que respecto a Popular, “no seguiría invirtiendo en esta entidad”, en todo caso, apostaría por “reducir exposición de nuevo”. 

Otra de las compañías que también cayeron fue Telefónica -un 2,11%-, después de que Deutsche Telekom redujera sus previsiones de resultados. Además, la compañía también fue noticia tras lanzar una oferta no vinculante a Telecom Italia con el fin de hacerse con su filial de internet en Alemania. Damián Querol defiende que esta operación está encuadrada “en las opciones que está viendo la española desde que entró en Telecom Italia, precisamente para tener más visibilidad sobre todas y cada una de sus filiales”. Resalta que Telefónica está “intentando hacerse con ellas para consolidar y para poder crecer de una forma no orgánica”. Dentro de esta operación que califica de “lógica” ve un problema, y este es el que “le está poniendo la italiana en el corto y medio plazo”.

En relación a las recomendaciones en el corto plazo, Damián Querol recomienda una cartera defensiva “más centrada en los resultados empresariales que vamos conociendo en el sector eléctrico”. En concreto, habla de compañías como Enagás o Iberdrola. Ya que defiende que a pesar de que no son excesivamente buenos los resultados, piensa que “siguen teniendo mucha visibilidad”. Por el contrario, defiende que estaría negativo en el sector bancario, aunque no descarta que pueda haber otro rebote en el sector.