Este viernes la agencia de calificación Standard & Poor’s ha elevado el rating de España en un escalón hasta ‘BBB’ con perspectiva estable. 
España se levantaba hoy con una medalla más: la mejora del rating por cortesía de la agencia Standard & Poor’s. La calificadora ha elevado en un escalón la calificación crediticia de nuestro país, pasándola de ‘BBB-‘ a ‘BBB’ con perspectiva estable.

Esta mejora era esperada por el mercado, incluso había expertos que apuntaban a que podría ser de dos escalones, de ahí que el impacto en el mercado no ha sido grande. El Ibex 35 ha estado toda la mañana jugando con los números rojos y verdes e intentando mantenerse por encima de los 10.500 puntos. Mientras, la prima de riesgo sí se ha suavizado algo, descendiendo por debajo de los 160 puntos básicos.

Esta mejora del rating se ha producido un día después de que España colocara deuda a 10 años por debajo del 3% e, incluso a uno coste menor que en el Mercado Secundario.

S&P ha justificado su decisión en "las previsiones son estables, reflejando nuestra interpretación actual de que los riesgos para los ratings de España permanecerán equilibrados durante los próximos dos años". Además, la agencia de calificación ha mejorado hasta el 1,6% su perspectiva de crecimiento del PIB entre 2014 y 2016, cuatro décimas por encima de su anterior previsión. Respecto al objetivo de déficit para este año (5,5% del PIB), S&P cree que se podrá cumplir, pero duda de las metas marcadas para 2015 y 2016 (4,2% y 2,8%), ya que no espera que se puedan lograr sin medidas adicionales. De hecho, señala que, si España logra reducir el déficit más de lo esperado, podría volver a revisar al alza el rating del país.

Standard & Poor’s ha seguido la estela de las otras dos grandes calificadoras. Así pues, Moody's también elevó en febrero en un escalón la nota de la deuda soberana española, desde 'Baa3 a 'Baa2' con perspectiva positiva. Por su parte, Fitch subió también en un escalón el rating de España, desde 'BBB' a 'BBB+' con perspectiva estable.