La justicia europea ha dado el visto bueno, provisional, a la compra directa de deuda pública que el Banco Central Europeo (BCE), OMT, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones. 
 
Era una de las trabas que tenía Mario Draghi para lanzarse a por el QE y ahora, tras la aprobación por parte de la justicia europea del programa de compras directas de deuda pública, tiene el visto bueno. Eso sí, de forma provisional y siempre que se cumplan ciertas condiciones. 

Así lo ha anunciado hoy el Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), Pedro Cruz Villalón. Según éste, el programa «Outright Monetary Transactions» del BCE es compatible, en principio, con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea", aunque "esa compatibilidad dependerá, si dicho programa llegara a aplicarse, de que se cumplan determinadas condiciones", asegura el TJUE en un comunicado. ¿Hasta qué punto la decisión sobre el OMT puede afectar al “modelo” de QE? "Aquellos que nieguen de forma rotunda las coincidencias entre ambos instrumentos quizás es porque no lo han pensado mucho", explica José Luis Martínez, estratega de Citi en España.

Entre las condiciones exigidas sobresalen: la necesidad de motivar en cada caso su utilización, respetar los principios de proporcionalidad y abstenerse de participar en la supervisión de los programas de ayuda que pidan los países que se acojan a la OMT.

Este programa forma parte de la declaración de intenciones que lanzó Mario Draghi en el verano de 2012 con su famoso "todo lo que sea necesario" para estabilizar a los mercados. Aunque nunca se ha puesto en práctica, los expertos creen que esta herramienta se debe a la bajada que han experimentado las primas de riesgo en los países de la periferia y a la salvación del euro como divisa comunitaria.  Se da así un golpe sobre la mesa de los políticos y profesionales alemanes que acusaban a la OMT de vulnerar la legislación alemana, denunciándolo ante el Tribunal Constitucional alemán. Fue éste el que decidió pasar bola al Tribunal de Justicia de la UE. 

 Tamaño, control, plazo….hay muchos detalles de la decisión de hoy que pueden servir al ECB para diseñar su futuro QE. Pero, de forma paralela, es también importante que este diseño favorezca que se vayan eliminando obstáculos para su implementación. Y no sólo políticos: a la postura en contra del responsable del IFO se unió ayer el del ZEW alemán.  Ahora, el "diseño y la ejecución de la política monetaria son de la competencia exclusiva del BCE", para lo que debe "gozar de un amplio margen de apreciación", explica Villalón. Por tanto, "los tribunales deben controlar la actividad del BCE con considerable grado de contención, pues carecen de la especialización y de la experiencia con que cuenta el BCE en esa materia".

Tal y como aseguraba José Luis Cárpatos, analista independiente, esta misma semana:
 
1- Ha quedado claro por las filtraciones que el techo de la QE es MAXIMO 500.000 millones, lo cual, es lo que el mercado creía. Pero ya no habrá sorpresa positiva de que fuera por más. 
 
2- En segundo lugar no se descarta que sea por menos lo que sería una decepción. 
 
3- El mercado, no ahora, siempre, lo que ha querido es una mutualización de deuda. Cuando la gran crisis de la deuda periférica, el mercado ya la pedía, y realmente esto hubiera solucionado los problemas, pero Alemania no la quería, porque se veía la parte fuerte. El problema ahora es que las filtraciones están hablando que de ninguna manera el BCE ha descartado la opción de una QE con muy poca mutualización. Lo haría dejando que cada banco central comprara lo suyo y que corriera con los riesgos. Esto sería una decepción para el mercado, lo aviso ya. Eso sería lo mismo que ya tenemos. Y no es lo que se ha descontado. Volveríamos con las historias de las primas de riesgo, de este me fio y del otro no.