Europa lleva durante muchos años siendo el mercado “promesa” que tome el testigo desde el punto de vista inversor. Y durante varios años, no lo ha conseguido. De nuevo, en 2017 las miradas están puestas sobre el mercado europeo – seleccionando más compañías que países –  con especial atención a la política que siga el BCE y la situación bancaria de algunos periféricos, factores que pueden comprometer las actuales previsiones sobre la región.

2017 será el año de la renta variable europea. Es un mensaje que se ha repetido en 2016, 2015 e incluso en 2014. Pero sí, todo parece indicar no sólo que este será el ejercicio que veamos a Europa subir sino que ya lo está haciendo. De hecho, cuando se han despejado parte de las incertidumbres – en parte arraigadas a las elecciones francesas - el mercado se ha puesto a tirar provocando que incluso muchos inversores hayan quedado fuera de la subida.  Y para muestra: el Ibex35 suma un 16,9% en el año, dejando por detrás a índices como el DAX – que sube un 9,94% - o el Nasdaq, que este año ha hecho máximo tras máximo con subidas de más del 15% en el ejercicio.

Pero, ¿hay motivos para seguir subiendo? Vayamos por partes. Después de las elecciones en Francia se alivian las dudas que llevaba asociadas Le Pen “los inversores nos encontramos un horizonte algo más despejado, lo demuestran las primas de riesgo, bolsas y la volatilidad”, reconoce Víctor de la Morena, responsable de gestión de Amundi Iberia. Claro que esto no significa que no tengamos problemas, algunos inclusos podrían venir del propio Macron “un político joven, sin experiencia que se encuentra con una economía que crece por debajo del resto de países europeos, un mercado laboral muy rígido y una administración completamente sobredimensionada. Además, hay que recordar que Le Pen no salió con un 45% de los votos, lo que demuestra que hay gente que no está contenta”, en palabras de Victoria Torre, responsable de contenidos, productos y servicios de Self Bank. 

De izda a dcha:

Miguel Ángel Cicuéndez (EAFI), Victoria Torre (SelfBank), Silvia Morcillo (Ei), Marta Campello (Abante),  Víctor de la Morena (Amundi), Leonardo López (ODDO BHF), Pilar García-Germán (Fidelity), Iván Díez (Groupama), Ignacio Martín (IEB) y Karim Zouhdi (EFPA España)

Aun con todo, se ha quitado el miedo a que – de nuevo – saliera lo menos predecible. Esto tranquiliza al inversor, especialmente al internacional, que estaba esperando al resultado de las elecciones para poder entrar “lo que produce un movimiento favorable para las bolsas, ayudada por un incremento de los flujos de fondos”, explica Leonardo López, responsable de ODDO BHF para Iberia.  Huelga decir que Europa no está sumida en la miseria, estamos viendo que los beneficios crecen, ha habido sorpresa positiva en un 70% de los casos.

Pero tenemos el Brexit y las elecciones convocadas por Theresa May el próximo 8 de junio. Dicen los expertos que en estos comicios “hay un escenario que se puede llegar a dar y es que se de la espalda al Brexit, lo que sería positivo para Europa”, razona Ignacio Martín, profesor del IEB, pues “cuando convocas elecciones anticipadas corres el riesgo de que pueda ocurrir lo contrario”. Pero sobre todo, el riesgo que ve este experto es que Reino Unido salga de la Unión Europea y que en dos o tres años los datos macro no se hundan. “Esto hará que el resto de países de la unión piensen que estar bajo la legislación europea les está limitando el crecimiento”.

Es por ello que, otra de las claves es que haya una negociación dura. “Es fundamental ya que May ha convocado elecciones porque por primera vez ha visto a Europa determinante y necesita que los británicos la respalden.  Hemos visto a Europa dura y tendrá que seguir siéndolo si no queremos ver a otros países, como Italia o Francia, llevar el mismo camino”, en opinión de Iván Díez, responsable de Groupama AM en España. En este sentido, todos están de acuerdo con que nadie gana con esta separación pero el que más tiene que perder es Reino Unido, con un ojo también hacia España por la relación que tiene respecto al turismo,  la compra de inmuebles por parte de los británicos en España…

En este sentido, dicen los expertos que si Reino Unido finalmente sale, “la economía británica se acercará a Estados Unidos – política y comercialmente – y será una oportunidad buenísima para Europa de aliarse con Asia, lo que supone un mercado impresionantemente grande”, dice el experto del IEB. Karim Zouhdi, EFPA Executive Manager reconoce que con el “liderazgo de Alemania después de las elecciones (17 septiembre) se abre la posibilidad de reconstruir Europa, pero hace falta una Italia y Francia fuertes”.

Recientemente, en el Fund Day varios expertos hablaban de la oportunidad que suponía comprar compañías de Reino Unido a través de sus bonos por la prima de riesgo que se les exigía lo que abre la duda sobre si el mercado de valores es o no digno de la misma recomendación. Estamos hablando probablemente de la bolsa más internacional que tenemos en Europa y las compañías que más pesan con las que obtienen beneficios fuera, si lo publican en libras los resultados son magníficos pero la renta variable no se ve favorecida por este hecho con lo que es un mercado con oportunidades de stock picking (selección de valores) muy claras para quien sepa detectarlas.

Y no solo en Reino Unido. Claro que el resto de Europa se mueve a merced de las decisiones del BCE que, siempre que sean ordenadas. “Draghi puede mantener las compras hasta final de año, los tipos un año más… pero como el ritmo se acelere levemente, los márgenes de yield que tenemos en cartera no nos van a proteger en absoluto. El crédito también está apretadísimo, nos podemos meter un buen batacazo”, explica el experto de Amundi.

El mayor foco de atención a la hora de hablar subidas – o normalización de la política monetaria – es la inflación.  Clave para que Mario Draghi tome sus decisiones en un futuro próximo y que “la subyacente no está ni de cerca en el 2%”, explica el experto de Groupama. Aunque en este punto hay voces que ven algo de inflación, no muy alta, pero sí tendrá un efecto base muy fuerte con la energía. “Terminaremos el año con inflaciones positivas pero se tiene que ir normalizando”, a juicio de la experta de Abante.

En este sentido, los países que pueden sufrir más ante una normalización de la política monetaria son los periféricos, pues son los que más se han beneficiado de la financiación del BCE. Y dentro de los periféricos, Pilar García-Germán, de ventas institucionales de Fidelity reconoce preocupación sobre Italia, y nos solo la parte europea, que es la que todos conocemos. En este sentido, Marta Campello, analista de fondos y socia de Abante se muestra sorprendida por el ajuste que ha pasado la banca española y “si miras a Italia, ocho años después, no han hecho nada. Y es un riesgo para Europa. Probablemente no hemos hecho todo el ajuste que tendríamos que tener y esto hay que solucionarlo cuanto antes porque es un pulmón fundamental para las economías europeas”.

Todos están de acuerdo en que el problema de la banca no es de solvencia, es de rentabilidad. “La banca está en un proceso que tiene que continuar y probablemente en unos años no reconozcamos a las entidades tal y como están ahora”, replica Torre.  Aunque la mayoría de los expertos se muestran cautos con los bancos en cartera, el experto de IEB reconoce que tener bancos puede ser la diferencia entre batir al índice de referencia o no. “Tener bancos en carteras es un hedge (cobertura) contra subida de tipos de interés”.

En cuanto a los motivos de preocupación para los próximos meses, de nuevo hay acuerdo sobre que lo más preocupante es lo que es impredecible e improbable que ocurra y que el mercado se tome como excusa para caer.  La experta de Fidelity además añade la situación de China como un riesgo a nivel global, “no vemos como escenario central una desaceleración en la región pero sí uno de los riesgos de los que hay que estar atentos”.

El experto de EFPA reconoce que es necesario solucionar problemas económicos, sociales, de seguridad que alimentan el populismo. Además “tenemos una elevada desocupación juvenil, especialmente los menores de 25 años – 25% en Francia, 35% en Francia o el 40% en España”.

Y un punto más, si todo el mundo coincide en que las valoraciones de Estados Unidos son demasiado elevadas y que ocho años de mercado alcista podrían truncarse en el momento en que la FED normalice su política monetaria, es complicado que Europa pueda seguir subiendo. Víctor de la Morena reconoce que la teoría dice que sí pero “en la práctica es complicado porque la correlación es muy alta pero si nos agarramos a los fundamentales, estamos a un 33% e descuento de valoración de Europa respecto a la media histórica de Estados Unidos”. Este experto ve complicado que Europa pueda sobrevivir a un desastre en Estados Unidos, especialmente por el impacto que éste tendría en los emergentes. Miguel Ángel Cicuéndez, analista independiente y EAFI reconoce que “desde un punto fundamental está claro que Europa va a subir pero a corto plazo creo que estamos cerrando beneficios. Estamos en una sana corrección seguramente para seguir subiendo”.

Una de las regiones “refugio” dentro de Europa, es la nórdica. Países “descorrelacionadores, tienen ventajas por sí mismos, son de los más prósperos, tienen un modelo diferente al del resto de Europa y en muchas ocasiones son los grandes olvidados”, según Victoria Torre, de SelfBank. Dentro de éstos, en los países “no euro”, es muy normal encontrar compañías punteras “que no es un call a cada uno de los países si no a las compañías que lo hace  n bien y son líderes mundiales”, en opinión de Marta.

Han participado: