El sistema, denominado PayPass, permitirá pagar rápidamente y evitar las colas solo con pasar el móvil o tarjeta con chip por un terminal ubicado en los comercios. Caja Madrid ha invertido cinco millones de euros que cubren la distribución gratuita de los terminales de punto de venta, con un coste de entre 100 y 150 euros, las tarjetas y el marketing. Para los comercios no tendrá un coste adicional respecto a lo que ya abonan por tarjetas. Este sistema está indicado, especialmente, para restaurantes de comida rápida, cafeterías, librerías, estancos, administraciones de loterías y transporte público.