La constructora hace frente a las pérdidas ocasionadas por su participación en Repsol y consigue aumentar su EBITDA un 33%. El resultado se sitúa por debajo del consenso. 

Los resultados de Sacyr en 2015 se han situado un 2% por debajo de las estimaciones de consenso, un -5% en EBITDA y -33% en beneficio neto. Los efectos extraordinarios recogidos durante este año con el ajuste del valor de su participada Repsol, el impacto negativo de las compañías por puesta en equivalencia (reconocimiento de la pérdida asociada a su 8,5% en Repsol), el incremento de las amortizaciones y peor evolución del Holding, llevan a Sacyr a registrar un BAI negativo que se compensa con las plusvalías de la operación de Testa. 

En la conferencia de resultados, han destacado que el dividendo que esperan recibir en 2016 de Repsol de 0,8 euros/acción (0,3 euros/acción confirmado complementario 2015 + 0,5 euros/acción estimado a cuenta 2016), cubren holgadamente el servicio de la deuda además de disponer de caja suficiente para hacer frente a esos compromisos. El riesgo lo encontramos en la posibilidad de revisiones a la baja del dividendo.

De cara a 2016, la compañía se ha mostrado optimista en cuanto a la evolución esperada de las cifras en las diferentes áreas continuando con el desarrollo del nuevo plan estratégico centrado en ganar rentabilidad y la generación de caja, aumentando el perfil global de servicios y construcción, y creciendo en el negocio industrial y concesiones.

Sacyr, estima para 2016 un fuerte crecimiento en los negocios de tratamiento de residuos y agua apoyado por las contrataciones internacionales, mientras que en Construcción España continuarán con el proceso de reestructuración para adecuar el negocio a la actividad actual. Todo ello debería permitir cumplir con el objetivo de recuperar el nivel de EBITDA pre venta Testa para este año.

Mantenemos nuestra visión positiva, apoyada por buena evolución operativa, con avances de EBITDA, buen comportamiento de márgenes, la entrada en nuevos negocios con gran potencial de crecimiento y mejora gradual de la estructura financiera. Reiteramos nuestra recomendación de sobreponderar con un precio objetivo que ponemos en revisión para recoger las nuevas perspectivas y los precios reales de Repsol. 




 
Destacamos:

El beneficio neto de la compañía en 2015 recoge la plusvalía por la venta de Testa (1.280 mln de euros), que permite compensar los extraordinarios negativos del año (ajuste del valor de la participación de Repsol en -373 mln de euros y la dotación a provisiones anticipadas por -130 millones de euros con el objetivo de anticiparse a posibles deterioros futuros del circulante), el incremento de las amortizaciones en un 40% interanual por la incorporación de proyectos concesionales y un mayor EBITDA negativo del holding asociado a gastos relativos a la refinanciación de Repsol y la operación de Testa.

Deuda neta: se reduce la deuda neta corporativa en un 90% interanual y en un 28% la asociada a Repsol.

Repsol: la participación ha contribuido en -655 millones de euros en el beneficio neto del grupo, por la puesta en equivalencia del beneficio de la petrolera (-105 millones de euros) y la contabilización de un deterioro del valor (en el tercer trimestre de 2015) de 373 millones de euros con lo que han ajustado el precio hasta 15,6 euros /acción (9 euros actual).

Construcción (ventas -1,9% interanual EBITDA -25% interanual): las ventas internacionales crecen+18,6% interanual en 2015 (vs +11,6% interanual en el tercer trimestre de 2015) y representan el 75% de las ventas totales de la división. La caída del -1,9% interanual en el conjunto del área recoge principalmente el descenso en Somague (-22% interanual). En España se mantiene la mala evolución de las ventas (-9% interanual). El EBITDA cae como consecuencia de la ralentización de algunos proyectos de la filial portuguesa, eliminando este efecto el EBITDA en la división crece +26% i.a. Mejora trimestral del margen EBITDA en 0,2 puntos porcentuales hasta 4,7% (vs 6,1% en 2014). La cartera de Construcción aumenta +1,5% vs Diciembre de 2014 hasta alcanzar más de 5.000 millones de euros que supone 36 meses de actividad. El 83% de la cartera son proyectos internacionales.

Valoriza (ventas +4% interanual EBITDA +13% interanual): en términos homogéneos los ingresos crecen un +6,6% interanual y el EBITDA +19%. El margen EBITDA mejora hasta el 9,2% (vs 8,5% en diciembre de 2014 y 8,9% en el tercer trimestre de 2015). Crecen los ingresos en todas las áreas de actividad (Multiservicios, Medioambiente y Agua). El EBITDA en Multiservicios (25% del total división) cae -3% interanual, vs Medioambiente (58% del total división) que crece +22% interanual. Sin cambios en la cartera respecto al tercer trimestre de 2015, muestra una caída del 3,5% interanual, con un importe que supera los 6.000 millones de euros y el 31% siendo del exterior.

Industrial (ventas +50% interanual y EBITDA +119% interanual): Avance de los ingresos apoyado por los nuevos contratos en el negocio de EPC adjudicados en infraestructuras eléctricas, petróleo y gas y medioambiente. Los ingresos de EPC representan el 57% de las ventas de la división. Margen EBITDA 7,3% (vs 6,5% tercer trimestre de 2015 y 5% en 2014).

Concesiones (ventas +139% interanual, EBITDA +137% interanual): en términos homogéneos los ingresos y el EBITDA aumentan un +51% interanual y +38% interanual respectivamente apoyado por el buen comportamiento del tráfico y la entrada en explotación de Rutas del Desierto. El Margen EBITDA mejora hasta niveles de 66,4% (vs 70,7% en el tercer trimestre de 2015 y 67% en 2014) lejos del rango objetivo que esperaban alcanzar entre el 70% - 85%. Buena evolución del tráfico, con crecimiento a un dígito medio en las autopistas en sombra en España.

En la tabla siguiente mostramos la aportación de las diferentes áreas a las principales líneas de la cuenta de resultados (sin tener en cuenta ajustes y holding):