Sacyr es la sal de la sesión. La constructora se coloca en la parte baja del Ibex 35 con los inversores acercándola a sus mínimos anuales mientras se agotan los días para renegociar la deuda aparejada a la participación en Repsol.


Sacyr entra en la recta final, los días se agotan para que la constructora pueda llegar a un pacto con la banca acreedora de su participación en Repsol. Si antes del 31 de enero no convencen los términos que Sacyr propone a sus acreedores, éstos podrían ejecutar su participación. De hecho, desde Interdin no descartan que “realice una desinversión del orden del 2-3% en Repsol”. Si se materializa una desinversión, Sacyr podría ser aún más castigada, pues muchos inversores la tienen en consideración como un vehículo más barato de acceso a Repsol.

El problema es que Sacyr tiene contabilizadas las acciones de Repsol a 19,977 euros. Al caer el precio de los títulos de Repsol, los bancos acreedores presionan aún más a la constructora para realizar alguna desinversión en la petrolera, pero he ahí el problema, pues si Sacyr desinvierte ahora, lo hará con pérdidas, ya que el precio de las acciones actual es un 22% más bajo que el precio al que las compró.

Técnicamente Sacyr cierra 2014 por debajo de los 3 euros por acción, a un 4% de sus mínimos anuales en 2,75 euros. Si pierde este nivel, caerá a 2,40, techo de 2013, año en el que se colocó a la cabeza del Ibex. ¡Cuánto cambian las tornas! No obstante, el RSI marca sobre venta, por lo que podría experimentar algún tipo de rebote.

Además, el consenso del mercado fija el precio objetivo para finales de 2015 por encima de los 5 euros, lo que le aportaría una revalorización del 70%.

Si quieres que te avisemos cuando este valor cambie de fase del ciclo bursátil, apúntese a gratis nuestro servicio de alertas.

sacyr