Preservar el capital y obtener el máximo de rentabilidad en cualquier entorno del mercado. Son dos de las principales cualidades de los fondos de retorno absoluto. Una gama de inversión que, con un enfoque multiestrategia, permite seleccionar activos tanto del lado corto como del lado largo. Eso sí, los expertos reconocen que tan importante como la selección de activos es la selección del gestor. Y aunque es una buena alternativa en tiempos de crisis, aseguran que no debe componer el 100% de la cartera. 

Ganar independientemente de cuál sea la evolución del mercado. Es el leit motiv de los fondos de retorno absoluto. Por ello, el valor añadido que aporta un gestor patrimonial se materializa cada vez más en los momentos difíciles. Porque si después de una caída del 1-2% apenas se tarda unos meses en volver a los números negros, regresar al nivel inicial tras un descalabro del 20% –como han tenido los mercados de renta variable a cierre de 2011– “a menudo puede llevar entre tres y cuatro años. Por lo tanto, para tener éxito, una buena estrategia de retorno absoluto tiene que lograr no sólo minimizar las pérdidas sino generar rentabilidad durante los períodos más favorables”, explica Jérôme Schupp, jefe de inversiones tradicionales y de retorno absoluto de Syz Asset Management.

Los expertos tienen claro que los fondos de retorno absoluto son muy adecuados para épocas de crisis en los mercados financieros, por lo que los fondos de retorno absoluto no son Sin embargo, “no estamos en un momento de crisis en los mercados fi nancieros, por lo que los fondos de retorno absoluto no son los que más peso deben tener en la cartera, excepto en su parte más conservadora y/o reserva de liquidez”, reconoce Víctor Alvargonzález, consejero delegado de Profim EAFI. Lo que está en crisis “es la economía real –y no en todos los sitios– pero en los mercados, tanto de renta variable como de renta fija, van estupendamente”. España es la excepción bursátil, no la regla.

Y para muestra, un botón. Los mercados de renta variable “progresaron considerablemente después de la primera semana de enero, en especial movilizados por las beneficiosas consecuencias del LTRO –operación de financiación a largo plazo– lanzado por el BCE en diciembre”, explica Serge Pizem, gestor del fondo AXA WF Optimal Absolute. Además “la rebaja de los ratings de economías como Francia, Italia y España no ha impedido el éxito de sus colocaciones de deuda, lo que ha contribuido a una fuerte disminución del estrés fi nanciero sobre las deudas soberanas. Los tipos cortos han bajado mucho, lo que contribuyó a una distensión en los tipos a diez años”. Un contexto en el que además “los valores cíclicos y valores financieros superaron masivamente el rendimiento de los sectores defensivos, como el agroalimentario, distribución, telecomunicaciones y salud”.

Peso de los activos, determinante
La clave, advierte el experto de Syz, está en “establecer un buen equilibrio entre los distintos tipos de activos, que habrá que ir regulando permanentemente”. De hecho, una estrategia Absolute Return implica complementar una distribución estratégica a largo plazo con una distribución táctica a corto plazo. ¿Cuánta renta fi ja hay que tener para compensar la volatilidad de la renta variable, teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo estas dos categorías de activos guardan una correlación inversa, pero que esta regla puede cambiar en períodos de crisis? Schupp recuerda que una asignación excesiva a la renta variable “incrementa la volatilidad y el riesgo de sufrir fuertes caídas”. Y además la liquidez de la cartera también es importante “y una cartera de retorno absoluto debería evitar las pequeñas capitalizaciones en las fases de mercado más difíciles”. Ángel de Molina, director de análisis de Tressis admite que la direccionalidad, la diversifi cación y activos que actúen en sentido contrario a los movimientos del mercado son claves para obtener un retorno absoluto. Benjamín Melman, director de Retorno Absoluto y asignación de activos cuantitativa en Edmond de Rothschild IM no cree en una única dirección en la inversión pues “necesitamos contar con varias ideas apoyadas en diferentes conceptos y estrategias, a fin de cuentas lo que siempre importa es una diversificación real”. Cree, junto a su equipo, que “es interesante contar con entre unas 10 y 15 estrategias distintas, apoyadas en diferentes conceptos macroeconómicos a la vez que en datos provenientes del mundo cuantitativo”. Pero es quizás en la búsqueda de un buen gestor donde más inciden los expertos pues “no hay muchos gestores capacitados para obtener un rendimiento consistente en términos absolutos, con independencia de lo que hagan los mercados”, reconoce el consejero delegado de Profim EAFI. Los fondos de retorno absoluto son probablemente el tipo de fondos “donde más se nota y más necesario resulta un buen análisis de fondos pues, para empezar, es importante conocer la experiencia y el track record del gestor, especialmente en épocas difíciles”. Además, “hay que saber muy bien entre qué tipo de activos se mueve para estar seguros, no sólo de que es bueno, sino de que tiene instrumentos suficientes a su alcance para obtener rendimientos positivos en cualquier entornode mercado”. David González, director deanálisis de Dracon Partners EAFI reconoceque hay que tener cuidado porque el término retorno absoluto “suena muy bien pero puede llevar a equívoco al inversor pues, si bien es cierto que tratan de obtener rentabilidad independientemente de las condiciones generales de los mercados, no pueden abstraerse a momentos particulares en los que no pueden alcanzar los objetivos de rentabilidad planteados”.

Si quiere conocer los fondos de retorno absoluto recomendados por los expertos, regístrese pinchando AQUÍ