Si alguien le hubiera dicho hace 20 años que hoy en su casa cocina y barre un robot, que algunas de las intervenciones quirúrgicas más delicadas las hace una máquina que se llama Da  Vinci y que hay coches que no necesitan conductor, probablemente usted hubiera llamado loco a cualquiera que le hubiera contado estos adelantos.
 
Bastante teníamos con asumir que Internet había llegado para quedarse y que en algunos países había teléfonos que no necesitaban estar conectados a una red para hacer llamadas.

Pues bien, lo que los robots puedan hacer en nuestras vidas, en las empresas y cómo podrán haber transformado el mundo en los próximos 20 años probablemente ahora mismo no podamos ni imaginarlo. Y esa es la razón por la que cada vez más gestoras han decidido apostar por esta nueva megatendencia que probablemente será tan disruptiva que transformará al mundo tal y como lo conocemos hasta ahora.

El propio World Economic Forum preveía hace unas semanas que para 2020 –en solo cuatro años-, los robots y al inteligencia artificial le quitarían el trabajo a unos 5 millones de personas en los 15 países países más desarrollados del mundo y algunos emergentes.  En concreto, se van a perder algo más de 7 millones de puestos de trabajo en algunas labores y crearán otros dos millones en materias como las matemáticas, o la ingeniería.

La cuestión es que estamos ante una tendencia imparable, que probablemente va a cambiar la fisonomía de las sociedades y de la economía. Como no puede ser de otra manera esto va a permitir a los inversores encontrar rentabilidad.

Una de las últimas gestoras en poner en marcha un fondo que se aproveche de esta megatendencia ha sido Pictet, con el lanzamiento del Pictet Robotics el pasado mes de octubre. Su lanzamiento coincide con una idea, según la propia firma, “la de dar exposición a los inversores a esta nueva tendencia”.

Recientemente uno de sus gestores, Karen Kharmandarian, comentaba que en la actualidad “ya tenemos los avances tecnológicos necesarios que permitirán la expansión de la robótica y que, además, los precios se han recortado sustancialmente”.

Reconocen en la firma que los avances tecnológicos permiten a los robots hacer más cosas de forma más segura y, además, a unos precios más asequibles también para las pequeñas y medianas empresas.
En estos momentos vemos su presencia tanto en la industria, como en la logística –solo hay que recordar la iniciativa de Amazon de enviar su paquetería mediante drones-, la salud.

El gestor de este fondo reconoce que a pesar de la oportunidad que supone esta tendencia, hay que tener en cuenta que hay muchos aspectos de la robótica que están aún en sus primeras fases y que en industrias como el 3D, por ejemplo, nos encontramos con una gran cantidad de tecnologías de las cuáles aún no se sabe cuál va a prevalecer. Es decir, que en la robótica habrá ganadores y perdedores y que para apostar hay que tener mucha información.

Es por eso por lo que  Kharmandarian explica que el proceso de selección de compañías que van a su fondo es muy minucioso; no solo se reúnen con todas las compañías que estudian, sino que hay un comité asesor que tiene a los gestores al día de todo lo que se cocina a nivel científico, industrial….

En Pictet están tan convencidos del futuro de la robótica que consideran que el retorno de este fondo va a ser superior a los dos dígitos; eso sí, el gestor reconoce que un fondo de este tipo, centrado en tecnologías disruptivas necesita una gestión muy activa.

Su fondo tiene la intención de tener en cartera entre 40 y 60 compañías. Entre los criterios que se les exige es que tengan una “pureza” de al menos un 20%. Es decir, que el negocio de la empresa tenga una exposición a la robótica de al menos ese porcentaje ya que hay cotizadas que tradicionales que están empezando a meter un pie en esta tendencia.  Es más, cuanto menos puras sean, menos peso tendrán en su cartera. En la actualidad, estas son las 10 principales posiciones del fondo Pictet Robotics, tal y como puede verse en el gráfico.

Peso en las carteras


Por cierto, en la entidad explican que el reciente sell-off sufrido por los mercados ha llevado la valoración de estas compañías a mínimos históricos y que ahora de media cotizan a un PER de un 16%. Si tenemos en cuenta que se esperan retornos de doble dígito, en la firma consideran que se trata de unos múltiplos atractivos.

El fondo, por otro lado, está diversificado tanto a nivel sectorial como geográfico, tal y como se puede ver en los siguientes gráficos.

composición geográfica y sectorial


 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“La robótica será la mayor oportunidad de inversión del siglo XXI”
“Ideas disruptivas para invertir la próxima década”