El turismo rural está cada vez más de moda, y son muchos los que cambian un fin de semana en la playa por un alojamiento rural en una comarca retirada del bullicio de la gran ciudad. No sólo se puede disfrutar del ocio en los alojamientos rurales sino que son también una forma de inversión. Rehabilitar una casa antigua o abandonada en un pueblecito o construir una nueva, es una práctica cada vez más habitual que lleva consigo un gran valor sentimental al revalorizar el patrimonio cultural y arquitectónico de una zona a la vez que se convierte en una forma de pequeña inversión familiar.
AYUDAS Y SUBVENCIONES Las ayudas para financiar este tipo de proyecto proceden principalmente de la Unión Europea, la Administración Central, las Comunidades y los Ayuntamientos. Se valora entre otras cosas, las instalaciones rurales que respeten el medio ambiente, la revalorización de parajes naturales o construcciones de interés histórico y cultural. Los trámites a seguir dependen de cada Comunidad Autónoma. Lo primero es dirigirse a la Dirección General de Turismo de su propia comunidad, donde le informarán de todos los trámites y ayudas que se ofrecen. La Comunidad Europea ofrece una ayuda que puede llegar hasta el 20 y el 60% de la inversión pero son muy estrictos con los requisitos a seguir. El pasado mes de junio de 2006 los ministros de agricultura de la Unión Europea aprobaron repartir 69.750 millones de euros para el desarrollo rural entre 2007 y 2013, de los cuales 10.710 millones se concederán en 2007. Un 40% de estos fondos irá a parar a las regiones con un PIB inferior al 75% de la media comunitaria. En España, Andalucía, Extremadura, Castilla la Mancha y Galicia se encuentran dentro de esas regiones. Respecto al tema de las ayudas, Octavio Perera Curbelo, Técnico de la Asociación Española de Turismo Rural (ASETUR) no muestra mucho optimismo, “Debemos pensar menos en ayudas y más en buenas inversiones bien dirigidas y planteadas. Es mucho mejor un buen tipo de interés en un producto financiero, que una subvención”. RENTABILIDAD Montar una casa rural, no ofrece una gran rentabilidad, entre un 8 y un 10%, según los expertos, que variará en función del entorno, clima y sobre todo la localización, “es uno de los aspectos más importantes para saber si será de mayor o menor rentabilidad” destaca Octavio Perera. La rentabilidad también será menor si se opta por la rehabilitación o la reconstrucción de un alojamiento rural, desde ese punto de vista la nueva construcción será más rentable. Por lo que si se quiere ganar dinero, no es el tipo de inversión más adecuada. El técnico de ASETUR, comenta entre cuanto puede oscilar el dinero que hay que invertir para poner en marcha una casa rural, “podemos hablar de una simple inversión de unos miles de euros, hasta algunas decenas o centenas de miles de euros por inmueble”. ESTABLECIMIENTOS ILEGALES Son muchos los alojamientos ilegales que surgen sin estar sujetos a ningún tipo de normativa. Son las propias Comunidades las que tiene que llevar este tipo de control. En la mayoría de las ocasiones la denuncia viene por parte del usuario o por parte de las asociaciones de propietarios que velan por la imagen del grupo por encima de los intereses particulares. “El tema de los establecimiento ilegales afecta directamente a la rentabilidad, por lo que necesitamos una actuación contundente y rápida por parte de las administraciones que en la mayoría de los casos miran para otro lado”, opina Octavio Perera de ASETUR. Fuente: Instituto Nacional de Estadística