La noticia saltó el pasado 20 de diciembre: Vivendi estaba interesada en hacerse con hasta un 30% de Mediaset. Ese es el límite que se han puesto ambas compañías que no debe superar la francesa.  La reacción en bolsa ha llegado a uno de los títulos implicados.
 
El pasado mes de diciembre se hizo público el interés de Vivendi en hacerse con Mediaset, de la que ya controla un 12,32% del capital. El segundo accionista de la cadena  mantiene su objetivo de crear un gigante italiano al estilo “Netflix” que le permitiera competir al estilo del gigante estadounidense de vídeo bajo demanda.  Un camino que Berlusconi, accionista de control de la italiana, no pondrá fácil.

De hecho, ambas compañías ya anunciaron en el mes de abril un acuerdo de cooperación que derivaría en un intercambio de acciones cruzadas. Un acuerdo que Vivendi solicitó revisar al considerar que las cifras comunicadas por Mediaset sobre su filial de televisión eran inferiores a la realidad.  Un intercambio de demandas y acusaciones que finalizó con el compromiso de Vivendi de no adquirir más del 30% de la italiana.

Desde que se conociera la noticia, las cotizaciones de ambas compañías no ha dejado de caer. De hecho, los títulos de Mediaset en Italia recortan más de un 6% mientras que la compañía francesa ha visto cómo sus acciones pierden más del 2% en bolsa las últimas jornadas del año pasado y comienzos de este. Sin embargo, la filial española de la cadena italiana ha conseguido salvar los muebles. De hecho, desde el pasado 20 de diciembre apenas retrocede un 0,6% mientras que la lectura desde hace un año es la de una revalorización de más del 16%.



Si atendemos a la situación técnica, lo cierto es que Vivendi presenta una mejor lectura en indicadores técnicos que Mediaset. De hecho, apenas punto y medio separan el 5,5 que puntúan los títulos de Vivendid del suspenso que ofrecen actualmente las acciones de Mediaset.

Esta última está en fase de rebote dentro de la tendencia bajista de largo plazo con un momento lento que es negativo y un volumen que es decreciente en todos los plazos. Eso sí, una tendencia de medio plazo alcista y un momento total rápido positivo serían señales de que el valor puede tener algún tipo de reacción en el plazo más inmediato. (Ver: Indicadores de Mediaset)




¿Y los títulos de Vivendi? La francesa presenta una tendencia alcista y momento total positivo, tanto lento como rápido, mientras que la volatilidad es decreciente en el plazo más largo. En  contra de la compañía está una tendencia de medio plazo que es bajista, con un volumen decreciente en todos los plazos y una  volatilidad que es creciente en el plazo más corto. (Ver: Indicadores de Vivendi)