Patrick Hunger, CEO de Saxo Bank en Suiza analiza el futuro de los robo advisor, la digitalizacion, en la gestión de carteras e inversión en fondos. 

La digitalización cambiará la forma en que se gestionan carteras y se invierte en fondos. Hay participantes del mercado que ven a los Robo Advisors como una figura crítica en el futuro de la gestión. Sin embargo, apoyarse en la tecnología a lo largo de la cadena de valor favorecerá grandes avances.

La industria financiera ha estado utilizando softwares durante mucho tiempo para apoyar el asesoramiento de inversión y optimizar la diversificación de la cartera. Sin embargo, el gestor humano fue y sigue siendo el núcleo del proceso. Aquí es donde se producirá el gran cambio en la gestión de activos: en el futuro, la máquina será el foco de atención. La inteligencia artificial y el big data permiten la interacción entre el hombre y la máquina. La consulta personal con el gestor de patrimonios será una excepción como servicio complementario y se ofrecerá como un "servicio a la carta" sujeto a una tarifa. El futuro pertenece al e-Asset Manager.

El futuro de la gestión de activos es digital

En términos de rentabilidad, la gestión de activos es, en principio, un modelo de negocio no escalable. Los Robo Advisors han estado abordando este problema estructural durante algún tiempo. Se han desarrollado plataformas de inversión digitales que ofrecen recomendaciones de inversión automatizadas, en su mayoría fondos índice de gestión pasiva, y/o la implementación autónoma de decisiones de inversión. Todos los Robo Advisors comparten el reto de hacer escalable la gestión de activos, por ejemplo, abriendo nuevos y menos atractivos segmentos de clientes y ofreciendo transparencia y menores costes a los clientes.

Por otro lado, esta transparencia puede traer presión sobre los volúmenes y los márgenes de los gestores de activos. Nos enfrentamos a un dilema estratégico entre los canales de distribución fuera de línea y en línea. La salida a este dilema hasta ahora ha sido el camino híbrido. En analogía con la industria automotriz - utiliza motores híbridos para satisfacer la demanda social de respeto medioambiental, pero al mismo tiempo pretende frenar los avances tecnológicos hacia el motor eléctrico puro-, la industria de gestión de activos también intenta utilizar soluciones intermedias o múltiples, posicionando al Robo Advisor como un canal favorable, junto al asesoramiento físico.

En el futuro, la confianza en la tecnología crecerá exponencialmente, de tal modo que los Robo Advisors impulsarán la transformación digital de la gestión de activos, mientras que el asesoramiento personal se seguirá conservando como ventaja competitiva y un rasgo distintivo.

Los Robo Advisors dotados de inteligencia artificial ampliarán enormemente su función, desde un asesor basado en productos pasivos, hasta máquinas con capacidad de desarrollar estrategias activas. Esta interrupción conceptual permitirá también a los proveedores de tecnología no pertenecientes a la industria financiera –como Facebook, que ya ha mostrado su interés- apoyar su actividad en la gestión de activos.

En resumen, el enfoque híbrido –máquina y persona- es una solución temporal. El proceso de asesoramiento debe ser completamente digitalizado y la interacción con los seres humanos se ofrecerá como un complemento adicional.