Apertura negativa en Wall Street donde el dato de paro –se destruyeron 532.000 empleos en mayo- hizo cubrirse de desconfianza a la renta variable norteamericana. En opinión de Juan Carlos Castillo Montero director de análisis de Capital Bolsa “probablemente durante las próximas jornadas tendremos unas sesiones negativas”. “Los indicadores de índices dan niveles claros sobrecompra e importantes divergencias bajitas”, desde el punto de vista técnico y “por fundamentales los ratios no justifican las valoraciones actuales”.
En realidad, “esto queda en segundo plano si miramos los flujos de caja porque -resumiendo la explicación- en el sistema hay mucho dinero y los gestores no están sobreponderados y no tienen sus carteras equilibradas” por lo que “cuando el mercado corrija un 5,6, ó 7% veremos como entra dinero y volveremos a ir para arriba”. 

En opinión del experto los datos macroeconómicos al otro lado del Atlántico si dejan ver “brotes verdes” aunque “los datos de empleo van a seguir empeorando”. Aún así, “tenemos datos de confianza mejores, adelantados del sector manufacturero positivos, precios inmobiliarios que reducen su pendiente de caída” y todo ello indica que “el final de la recesión estaría a finales de 2009 o comienzos de 2010”. Sin embargo este hecho “no hay que confundirlo con que veamos una vuelta a una tendencia alcista en los mercados, sería un error”. “Hay que ver cuál será el futuro crecimiento de la economía en EEEUU y Europa, ver si los ratios por fundamentales se justifican a las valoraciones actuales –que nosotros pensamos que no-“. Veremos “un proceso normal de sobrereacción a mercados alcistas típico de la fase en la que nos encontramos”.

El oro negro volvió hoy a la senda de las caídas después de tocar esta semana máximos anuales, Castillo Montero apunta a que “las previsiones sobre el barril de Brent son fiables entre comillas”, es cierto que “la tendencia estructural del petróleo es alcista, cuando estaba en 42 dólares recomendamos fervientemente la compra de crudo porque su estructura base y sus fundamentales son alcistas”. “Que llegue o no a 80 dólares dependerá de la especulación y también de ritmo de crecimiento posterior a la recesión”. La OPEP incluso ha apuntado que podría alcanzar los 90 dólares y el experto explica que es “una medida publicitaria, en cierto modo”. Es cierto que “es un activo alcista, llegará incluso con el tiempo a estar por encima de los 100 dólares y es un activo para apostar en el largo plazo”.

En cuanto al mercado inmobiliario, hoy Toll Brothers presentó unas pérdidas del 11% menos al mercado, sin embargo aunque podría ser una señal positiva, el analista mantiene que “es precipitado decir que este mercado ha tocado suelo” y “no lo hará ni en tres ni en seis meses”. Lo importante es que “el ritmo de peticiones está aumentando, esto lo ha dicho el presidente de Toll Brothers pero también otras compañías más pequeñas ven como su cartera de pedidos se incrementa”. “Existe un problema global de un stock elevado que ha de purgarse pero el primer paso es el incremento de la demanda y se está produciendo”. “Cuando los inventarios estén en 7,8 ó 9 meses de la producción de ventas sería el momento de ver subir a los precios de las viviendas, ahora mismo están en 12 meses”. Aún así “vemos señales positivas que hay que valorar”.

Castillo Montero no cree que ahora se buen momento para entrar a comprar renta variable, “la ecuación rentabilidad riesgo no nos sugiere comprar porque existen divergencias bajistas y niveles de sobrecompra” que “se traducen en que los inversores cualificados con poder de mover mercados se van a ralentizar, esperan una corrección del mercado para entrar”. “Esperamos esa correción del 6 ó 7 % -que si no se produce no pasa nada- y si es aí entraríamos comprando grandes valores referenciados al mercado”, matiza.