Los mercados siguen desviando la atención diciendo que toda esta situación es culpa de los dirigentes políticos. Lo que tenemos “es una crisis de deuda que comenzó con Grecia y que se ha contagiado”, reconoce José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.
Este experto admite que el problema no está en los bonos a diez años “sino en la deuda a un día con lo que si la situación sigue así, me cuesta creer que lleguemos a navidades”.

Respecto a la situación de España, Díez cree que seguiremos en el pelotón pero “hemos hecho los deberes”. Hay una noticia positiva que es que en navidades no hay vencimientos de bonos y creemos que “con momentos de máxima tensión y sin emitir nada en deuda pública, podríamos sobrevivir hasta febrero”. Ayer hubo una emisión de deuda en uno de esos momentos “y captamos 3.500 millones de euros con unos tipos que es cierto que no se pueden sostener a largo plazo pero el problema no son los tipos sino la cantidad”.

En nuestra economía contamos con el problema de la construcción, España ha bajado un 35% los gastos en construcción pública y lo normal es que estuviera en recesión. “Tenemos un sector exportador que se está comportando mejor que el alemán por lo que hay una economía exterior que mantiene el PIB y una interior que está en recesión”.


Declaraciones a Radio Intereconomía