Llenar el depósito de un turismo con capacidad para 50 litros de gasóleo cuesta 25 euros menos que el pasado verano, cuando los carburantes alcanzaron precios máximos, mientras que el "lleno" de gasolina de 95 octanos es 23 euros más barato. Según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, el litro de gasóleo llegó a costar en julio 1,328 euros, mientras que el de gasolina se vendía a 1,276 euros. Actualmente, según publica la página web del Ministerio de Industria -que recoge los precios de más de 7.000 gasolineras de toda España-, el diesel cuesta una media de 0,828 euros y el de gasolina 0,816 euros por litro, con lo que se sitúan en niveles no vistos desde 2005.
Estos precios suponen diferencias del 37 por ciento, en el caso del gasóleo, y del 36 por ciento, en el de la gasolina.

Además de esta rebaja de precios, el año también comienza con una reducción del diferencial entre ambos carburantes, que en julio llegó a ser de 5,2 céntimos a favor del diesel, y ahora se sitúa en 1,2 céntimos.

Por el contrario, en enero de 2008 la gasolina era 3,2 céntimos más cara que el gasóleo.

La rebaja de los combustibles de venta al público llega tras el fuerte recorte experimentado por el barril de petróleo en los mercados internacionales.

Así, mientras el barril de crudo tipo brent, el de referencia en Europa, cotiza hoy a 42 dólares, en julio fijo su máximo histórico en 146,08 dólares, lo que supone un descenso del 71 por ciento.