Las tarifas medias de acceso a los autobuses urbanos de treinta ciudades españolas tienen diferencias de hasta el 163%, según un estudio comparativo realizado por la asociación Facua-Consumidores en Acción, que pone de manifiesto que Palma de Mallorca, Sevilla y Murcia son las ciudades que más han subido los precios de este servicio en 2009. La organización de defensa de los consumidores señaló que la subida media de las tarifas del bonobús o de la tarjeta recargable con derecho a trasbordo de los autobuses urbanos de las ciudades españolas se incrementó un 8,2% este año, lo que representa una cifra "cinco veces" superior al IPC interanual de 2008.
Por otro lado, Facua destacó que el aumento medio del bonobús o tarjeta recargable sin derecho a transbordo entre autobuses se situó en el 5,3%. Por ello, la organización solicitó a los ayuntamientos que ofrezcan participación a las asociaciones de consumidores en las decisiones que afecten a la calidad y las tarifas del sector.

Asimismo, pidió la entrada en las organizaciones que representan los intereses de los consumidores en los consejos de administración de las empresas públicas de autobuses, ante las subidas realizadas en los precios de los servicios de autobús, que son muy superiores al aumento del IPC.

De esta forma, el estudio realizado por Facua pone de manfiesto que 22 de las 30 ciudades analizadas subieron el billete de un viaje por encima del IPC. Los billetes más caros se encuentran en Palma de Mallorca, con 1,25 euros seguida de Granada o Sevilla, con 1,2 euros y de Gijón o Córdoba, con 1,10 euros.

En cuanto al bonobús o tarjeta recargable sin transbordo, diez de las dieciséis ciudades que disponen de esta modalidad y que han aumentado los precios, lo han hecho por encima del IPC. Los precios más caros de estas ciudades se encuentran en Madrid, con 7,4 euros y Málaga, con 6,45 euros.

Además, 16 de las 18 ciudades que tienen bonobús o tarjeta recargable con transbordo y que subieron los precios este lo hicieron más allá del IPC. De éstas, las que tienen unas tarifas superiores son Murcia (11,76 euros), Barcelona (7,7 euros) o Valencia (7,45 euros).

Finalmente, la tarjeta mensual, que está disponible en 14 de las 30 ciudades, tiene un coste medio de 32,93 euros, lo que supone un aumento del 4,1% frente a los datos del año pasado. Los precios de estos billetes varían hasta en un 163% en función de la ciudad y van desde los 47,9 euros de Barcelona a los 18,2 euros de Salamanca.