El acuerdo en torno a Grecia “es un alivio al mercado porque vamos poniendo solución a un grave problema pero que ni mucho menos ha terminado”, reconoce Roberto Ruiz Scholtes, director de estrategia de UBS Wealth Management. Poner un límite al PIB del 120% “sólo se conseguirá si hay mayoría cualificada de bonistas que están de acuerdo en sufrir una quita. Eso hará saltar los CDS y provocará días de convulsión en los mercados, pero sólo de esa forma podrá llegarse a un nivel de deuda sostenible.
Los mercados reaccionan de forma tibia aunque, eso sí, con un pequeño relajamiento de la prima de riesgo. “Los bonos del Tesoro están soportados por lo que está haciendo el BCE, el 1 de marzo se colocarán más de 300.000 millones de euro, que los bancos sólo están destinando a la compra de activos cortos, con lo que las subastas están completamente suscritas”.

A todo ello se añaden las declaraciones de Jean Claude Juncker admitiendo que se incrementará la capacidad de los cortafuegos para que llegue estabilidad a toda la zona Euro. “Es una noticia muy positiva que se venía preparando en los últimos meses, indirectamente con los préstamos a los bancos, y tenemos unas líneas del Fondo de Estabilidad Financiera que incluso, si la quiebra de Grecia genera dudas con la imposición forzada de la quita, las primas de riesgo no deberían volver a niveles que vimos en noviembre”, reconoce este experto en Radio Intereconomia.

A destacara el papel del BCE. “Era algo claro que la entidad no podía ir directamente a la quita sino que tenía que buscar un subterfugio legal, se ha utilizado la alternativa menos clara en la que los beneficios acabarán reembolsando a los países miembros, que acabarán apoyando a Grecia. Pone una situación de subordinación al tenedor de la deuda respecto al BCE, que siempre acaba evitando las pérdidas”.

Y en el punto de mira, Irlanda y Portugal. Esta última “tiene síntomas parecidos a los de Grecia, con un plan de rescate que estará vigente hasta la primavera de 2014 pero supeditado a que puedan salir al mercado a unos tipos razonables”. Irlanda lo está haciendo mejor porque “es una economía más flexible, exportadora, ha mejorado su competitividad y el problema fiscal lo ha solucionado. El mercado inmobiliario da síntomas de estabilización, lo que está reflejado en la prima de riesgo”.

Estrategia de mercado. No perseguir los precios, las bolsas se tienen que tomar un descanso que hay que aprovechar para ir tomando posiciones en renta variable, buscar un crecimiento que no está en Europa sino en emergentes y Estados Unidos y la parte de renta fija, mirar hacia bonos corporativos o del sector público español que sigue pagando buenos cupones”.

El crudo empieza a representar una amenaza para el crecimiento mundial, “no hay voluntad de un conflicto inmediato y en el momento que se relaje buscará los 100 dólares por barril”.